Tecnología de virtualización Intel® (Intel® VT)

La virtualización ya está en sus planes, pero aún le queda mucho por aprovechar.

La virtualización abstrae al hardware, lo que posibilita que varias cargas de trabajo compartan un conjunto común de recursos. En un hardware virtualizado, se puede gestionar una gran variedad de cargas de trabajo sin que implique que cada una de ellas no esté aislada de la otra, migrar libremente entre infraestructuras y escalar, según sea necesario.

Esto supone para las empresas aumento no solo del capital sino también de la eficiencia operativa mediante la virtualización, ya que implica una mejor utilización y consolidación del servidor, la asignación dinámica de recursos y gestión, el aislamiento de las cargas de trabajo, la seguridad y la automatización. La virtualización permite el auto-aprovisionamiento de servicios a demanda y hace posible la coordinación de recursos, además de la ampliación en cualquier lugar una nube híbrida local o compartida, en función de las necesidades específicas de la empresa.

La tecnología Intel® de virtualización representa una creciente cartera de tecnologías y funciones que convierten la virtualización en una opción práctica, mediante la eliminación de los gastos generales y la mejora de la seguridad. La tecnología Intel® de virtualización (Intel® VT) proporciona asistencia de hardware para el software de virtualización, lo que reduce su tamaño, coste y complejidad. Busca además reducir los costes de virtualización en caché, E/S y memoria. Más o menos durante la última década, una importante cantidad de proveedores de hipervisores, desarrolladores de soluciones y usuarios han accedido a la tecnología de virtualización Intel®
(Intel® VT), que ahora se utiliza en una amplia gama de clientes en los sectores de consumo, empresa, nube, comunicaciones, técnico o informático, por citar alguno.

Actualmente, la cartera de la tecnología de virtualización Intel® (Intel® VT) incluye (aunque no exclusivamente):

Las funciones de virtualización de la CPU permiten la abstracción total de todas las opciones de la CPU Intel® a una máquina virtual (VM). Todo el software de máquina virtual se puede ejecutar sin que afecte al rendimiento o la compatibilidad, ya que se ejecuta de forma nativa en una CPU dedicada. La migración en directo de una generación de CPU Intel® a otra, así como la virtualización anidada, es posible.

Las características de virtualización de memoria permite la abstracción, el aislamiento y la monitorización de la memoria en base a una máquina virtual (VM). Puede que estas características también posibiliten la migración en directo de las VM, añadan tolerancia de fallos y mejoren la seguridad. Las características de ejemplo son el remapeo del acceso a memoria directa (DMA) y las tablas de páginas extendidas (EPT), incluyendo sus extensiones: bits sucios y de acceso, y conmutación rápida de contextos de EPT.

Las características de virtualización de E/S facilitan la descarga de procesamiento de paquetes multinúcleo a adaptadores de red, así como la asignación de máquinas virtuales a funciones virtuales, incluyendo la E/S de disco. Entre los ejemplos se incluyen la tecnología de virtualización Intel® para E/S directa (VT-d), las colas de dispositivo de equipo virtual (VMDQ), la virtualización de E/S de raíz única (SR-IOV, también un estándar PCI-SIG) y las mejoras de la tecnología Intel® para E/S directa de datos (Intel® DDIO).

La tecnología Intel® de virtualización de gráficos (Intel® GVT) permite que las máquinas virtuales controlen en su totalidad o en parte las asignaciones de unidades de procesos gráficos (GPU), además de motores aceleradores integrados en los productos que incluyen chips de Intel. Permite usos como estación de trabajo remota, escritorio como servicio, transmisión multimedia y videojuegos en línea.

La virtualización de las funciones de seguridad y de red permite la transformación de una red tradicional y de cargas de trabajo de seguridad en informática. Las funciones virtuales pueden implantarse en servidores estándar de gran volumen en cualquier parte del centro de datos, de los nodos de la red o de la nube, así como co-ubicarlas inteligentemente con cargas de trabajo empresariales. Ejemplos de las tecnologías que lo hacen posible son: la tecnología Intel® QuickAssist  (Intel® QAT) y el Data Plane Development Kit (DPDK).

Logotipo del Centro de diseño integrado Intel® (Intel® EDC)


El Intel® EDC ofrece recursos, herramientas y asistencia para desarrolladores de sistemas inteligentes.

Vídeos relacionados