mejor ordenador portátil para editar vídeo

Hoy en día, muchos ordenadores portátiles son lo suficientemente potentes como para editar vídeo. Analiza tus necesidades y haz los deberes antes de comprar.

Elegir qué portátil es el mejor para editar vídeos empieza por comprender tus necesidades actuales y futuras y considerar las mejores opciones en tu gama de precios objetivo.

¿Es la primera vez que haces edición de vídeo? ¿Intentando averiguar cuál es el mejor ordenador portátil para la edición de vídeo? Aquí van unos consejos. No empieces con el ordenador portátil, empieza por ti.

Antes incluso de empezar a mirar velocidades de reloj de microprocesador, memoria interna o externa y el resto de especificaciones con las que puedes comparar un portátil con otro. Analiza tus especificaciones. ¿Qué tipo de vídeo vas a editar? ¿Qué producto final deseas?

Si filmas un documental para el festival de Sundance*, eso requiere una serie de requisitos. ¿Grabar la primera lección de natación de tu hija y editar un poco es lo máximo? Eso lleva a diferentes requisitos previos.

¿Qué necesitas realmente?
Deberías pensar en tus próximos proyectos de edición de vídeo primero por un simple motivo: el coste. Las especificaciones más altas, como pantallas de alta resolución, velocidades de procesamiento rápido y una mayor capacidad de memoria pueden ser preferibles, pero también son más caras. Si te anticipas, puedes comprar ahora lo que necesitas y planear una futura ampliación. Estas son algunas de las cuestiones específicas a tener en cuenta:

Tu contenido. La elección de tu portátil está muy influenciada por el vídeo que quieres producir. Por ejemplo, si haces vídeos sociales para promover tu negocio, querrás poder crear una superposición de texto en algunos clips. Las capacidades de edición de audio sofisticadas y unos buenos altavoces marcan una gran diferencia al editar imágenes del último concierto de tu banda. Por otra parte, los proyectos artísticos dan mucha importancia a una representación precisa del color a altas resoluciones.

Cómo planeas trabajar. ¿Trabajarás con poco tiempo? Entonces lo que más importa es la velocidad. Si siempre estás en la carretera, para ti será importante el peso y la duración de la batería.

Los dispositivos externos. Los dispositivos externos, como un monitor, un dispositivo de entrada o un almacenamiento adicional, deben conectarse a tu portátil de edición de vídeo. Tienes que estar seguro de que tu elección tiene el tipo adecuado: por ejemplo HDMI y el número de entradas.

Software. Tu experiencia de edición depende de que el software que necesites coincida con el hardware que requiere. No todo el software funciona con todos los ordenadores portátiles. Ten en cuenta las preferencias de tu software de edición de vídeo antes de elegir el hardware.

Explorar las especificaciones
Sabiendo lo que necesitas, ya puedes empezar a comprar. Te enfrentarás a una desconcertante gama de especificaciones. Las pruebas usadas para crear estas especificaciones no solo son complicadas, sino que a menudo son controvertidas. Encontrar el mejor portátil para editar vídeo no radica en las especificaciones, sino en la adecuación. Tenlo en cuenta al examinar las especificaciones.

Procesador
La velocidad es tu aliada cuando se trata de procesadores para editar vídeo. Descubrir lo que es realmente más rápido no es tan sencillo como comparar las velocidades de 0 a 60 de los coches. Decidir qué procesador es el mejor significa descifrar cuánto del diseño del mismo importa para tu trabajo. ¿Necesitas seis núcleos? ¿Cuatro núcleos? ¿O un doble núcleo satisface tus necesidades? ¿Qué hay del hyper-threading? Incluso si no quieres entrar en ese nivel de detalle, hay una regla fácil de seguir: cuánto mayor sea la frecuencia de reloj del procesador en una familia determinada, mejor. Ahora, la frecuencia de reloj para los mejores candidatos va desde unos 2,8 GHz a 3,6 Ghz, pero los números cambian regularmente.

RAM (memoria de acceso aleatorio)
La RAM es importante porque es el lugar al que acude tu CPU para obtener los datos que usa para tus ediciones de vídeo. Cuánto más rápido se produce el intercambio de datos, más rápido puedes editar. La mayoría de los expertos coinciden en que necesitas un mínimo de 12 GB y que 16 GB es mejor. Además, hay tres tipos de RAM: SDRAM, DDR y DRAM. SDRAM es la tecnología más antigua y te ralentizará. Por último, los sistemas pueden tener uno, dos o tres canales que conectan la RAM con la CPU. Obviamente, tres es lo más rápido, pero las pruebas relacionadas con videojuegos (que afrontan los mismos retos al editar) indican que el número de canales no tiene un gran efecto. Y de nuevo, la enorme cantidad de RAM supera con creces otras consideraciones.

Un inconveniente. No asumas que podrás actualizar la cantidad de RAM más adelante. Con algunos portátiles sí, con otros no.

Tarjeta gráfica
A menos que estés planeando hacer solo una edición de vídeo de muy baja gama, querrás tener un portátil con tarjeta gráfica. Por razones técnicas, los sistemas incluso para editar un nivel medio descargan el procesamiento de gráficos desde la CPU hasta una tarjeta gráfica con GPU (unidad de procesamiento de gráficos). Deberías evitar cualquier portátil que no adopte este enfoque. Irá demasiado lento. Además de eso, ten en cuenta que algunos programas de edición de vídeo recomiendan (o incluso requieren) una tarjeta gráfica específica o una gama de tarjetas de una marca, y algunas solo son compatibles con determinadas CPU. Merece la pena comprobarlo.

Las especificaciones clave de alto nivel para las tarjetas gráficas son la velocidad de reloj de la GPU y los fotogramas por segundo (FPS) por dólar. Sin embargo, las tarjetas gráficas son muy complicadas y deben contextualizarse estas especificaciones en el conjunto del portátil. Por ejemplo, una CPU lenta atorará cualquier tarjeta gráfica, sin importar lo rápida que sea.

Puertos
Los portátiles para editar vídeo varían significativamente en el número y en el tipo de puertos que tienen para dispositivos externos como un monitor o un disco duro. Es muy importante anticiparse sobre qué elementos necesitarás o puedas necesitar en el futuro, porque si no hay puerto para ellos será un problema.

Audio
Si tu contenido tiene que ver con música o un importante sonido ambiental, es importante escuchar bien lo que tienes. Los altavoces de algunos portátiles son mucho mejores que otros. No necesitas especificaciones para evaluarlos, tus oídos te lo dirán. Muchos editores prefieren escuchar con auriculares, que suelen ser siempre superiores a los altavoces de los portátiles. Para los vídeos donde el audio es lo principal, ten en cuenta añadir altavoces de referencia externa.

Almacenamiento
Como regla general, necesitarás casi el doble de la capacidad de disco duro que el tamaño de tu archivo fuente, incluso tres veces más si haces algo elegante, como montones de efectos especiales. Pero no te olvides: no solo necesitas almacenar los archivos fuente para editar, también tienes que almacenar el vídeo terminado. Los archivos de vídeo pesan mucho; 500 GB suele ser lo mínimo y 1 TB es incluso una apuesta más segura.

Por suerte, no tienes que depender exclusivamente del almacenamiento disponible en tu portátil. Los discos duros externos pueden ayudar a ampliar la capacidad de almacenamiento y a mantener el coste ajustado. Para el propio disco duro, puedes elegir entre discos duros estándar (HDD) con discos giratorios y discos de estado sólido (SSD) que son más rápidos y no tienen partes móviles. Sin embargo, las unidades SSD son más caras. Una solución híbrida te puede dar lo mejor de ambos mundos: un SSD rápido incluido para gestionar los archivos de trabajo y un gran HDD externo para almacenamiento.

También tienes que pensar en la interfaz entre un disco duro externo y tu portátil. No quieres quedarte en suspenso cada pocos minutos mientras esperas a que se transfiera un archivo. Hay varias opciones, desde uno bajo de 6 Gbps (USB 3.1) a uno alto de 40 Gbps. (Tecnología Thunderbolt). Cuántos más archivos extraigas de tu disco duro, más importante es el número.

Cuando editas vídeo existen muchísimos elementos que luchan por tener espacio en la pantalla.

Christopher St John, director creativo independiente

Panel LCD
Hay tres tipos de paneles LCD y dependiendo del tipo que elijas habrá diferencias.

  • Los paneles TN (Twisted Nematic) son comunes y baratos, pero tienes lo que pagas: una mala elección para la edición de vídeo
  • Los paneles IPS (In-Plane Switching) son la elección preferible
  • Los IGZO (Indium-Gallium-Zinc Oxide) son raros, caros y la opción de mayor calidad para los camarógrafos profesionales

Resolución
La resolución es una especificación bastante sencilla con varios niveles disponibles, todos definidos por la anchura por altura (WxH) en píxeles. Los más comunes son:

  • Alta definición: 1920x1080. También se conoce como alta definición total (FHD) o 1080p
  • Apple Retina*: 2880x1800
  • 4K: 3840x2160. A veces se conoce como definición ultra alta o UDF

La mayoría de los portátiles tienen mucha menos resolución que los 1920x1080 que muchos camarógrafos aceptarían como mínimo aceptable.

Fidelidad del color
Existen distintas definiciones científicas del "espacio de color" ofrecido por las pantallas de los portátiles, pero resulta más sencillo pensarlo de esta forma: el espacio de color es el número de colores distintos que puede mostrar un monitor. El más común es sRGB (rojo, verde, azul estándar) aunque Adobe RGB * ejecuta un segundo cercano. A menudo, los fabricantes expresan la fidelidad al color como un porcentaje de sRGB y suele ser superior al 100 % porque el sRGB no cubre todos los colores que puede percibir el ojo humano.

Mirando al futuro
Una cosa es segura en el futuro de la edición de vídeo: los archivos van a ser más grandes. Con las cámaras 4K que son cada vez más comunes, y la realidad virtual en camino, cuando se trata de capacidad y poder de procesamiento, el lujo actual será la necesidad del mañana.

Especificaciones clave a tener en cuenta

Utiliza este gráfico para empezar tu búsqueda.

 

Básico

Buena.

Mejor

CPU: del mismo modo que aumenta la resolución de los archivos, también lo hace la importancia de tener una CPU rápida. <2,8 GHz De 2,8 a 3,8 GHz 4,2 GHz
RAM: consigue lo que necesitas porque muchos sistemas no se pueden actualizar fácilmente.

8 GB

12 GB

16 GB

Resolución de pantalla

1366x768

1920x1080

3840x2160

Experimente las ventajas de los dispositivos con tecnología Intel

Sistemas 2 en 1.

Los 2 en 1 equipados con los procesadores Intel® Core™ combinan el rendimiento de un portátil con la ultra-movilidad de un dispositivo elegante y fino. Con una amplia gama de diseños inteligentes y elegantes y tamaños de pantalla, existe un 2 en 1 con tecnología de Intel para ti.

Más información

Portátiles

Aproveche las posibilidades móviles con los portátiles equipados con los nuevos procesadores Intel® Core™. Con una potencia y una capacidad de respuesta sin precedentes, podrás llevar tu productividad, creatividad y entretenimiento hasta el siguiente nivel.

Más información