Elegir el mejor ordenador portátil para producir música

Escoge el ordenador portátil perfecto para que tus sueños musicales se hagan realidad.

Gracias al software de estación de trabajo de audio digital, el ordenador portátil adecuado puede realizar o grabar pistas de música de alta calidad1.

Ya sea grabando una guitarra bajo, hip-hop o un cuarteto clásico, ahora puede producir prácticamente cualquier tipo de música en un ordenador portátil. Sin embargo, si bien cualquier ordenador portátil puede utilizarse para producir música hasta cierto punto, cuanto más ambición tengas, más selectivo tendrás que ser al elegir un ordenador portátil para producir música.

En primer lugar, averigua qué vas a hacer en este ordenador con respecto a la música, y después veremos las opciones básicas e identificaremos el software y los periféricos más importantes.

¿Grabar, producir/componer o actuar?

Los músicos usan los ordenadores portátil de diferentes maneras. Muchos utilizan un enfoque tradicional: graban pistas desde micrófonos e instrumentos y los mezclan después para crear el producto final. Los músicos de hip-hop, pop y EDM a menudo utilizan el ordenador portátil para producir la mayoría de los sonidos, pues los programan en un secuenciador o los tocan en un teclado MIDI o en almohadillas táctiles conectadas al ordenador portátil. Pero aún graban voces y otros sonidos con micrófonos y los mezclan con audio generado en el ordenador, a menudo combinándolos con fragmentos de las grabaciones de otros artistas. Los DJ, por lo general, hacen todo lo anterior y también usan el ordenador portátil como dispositivo para actuar, y a menudo trabajan con un controlador que tiene almohadillas táctiles y un par de tocadiscos giratorios.

Todas estas aplicaciones utilizan paquetes de software llamados estaciones de trabajo de audio digitales o DAW. Algunas DAW están más pensadas para grabar en casa, otras para generar música en el propio ordenador portátil. Esta es una gran guía para elegir una DAW.

Una cantautora de folk que quiere moverse con su ordenador portátil por el metro para grabar canciones en Brooklyn tiene necesidades diferentes de las de un productor que quiere combinar ritmos de hip-hop en su estudio de su casa de Atlanta. El primer paso debería ser decidir qué requiere tu trabajo. ¿Es importante la portabilidad? ¿Tus producciones son bastante sencillas o complejas? ¿Vas a utilizar tu ordenador en una actuación con música en directo?

Tamaño de pantalla

La pantalla es importante porque determina el tamaño de tu espacio de trabajo visual. Cuanto más complejas sean tus producciones, más espacio para trabajar necesitarás. Prácticamente cualquier pantalla de ordenador portátil te permitirá monitorizar hasta 10 pistas de música cómodamente, pero gestionar 30 pistas es casi imposible en una pantalla pequeña.

  • Las pantallas pequeñas (10 a 13 pulgadas en diagonal) caben fácilmente en una mochila. Para grabaciones y mezclas básicas, una pantalla pequeña está bien.
  • Los ordenadores portátiles medianos (14 a 16 pulgadas) ofrecen por lo general un equilibrio entre portabilidad y rendimiento.
  • Los ordenadores portátiles grandes (17 a 18 pulgadas) son geniales para los productores de música que necesitan monitorizar docenas de pistas a la vez, lo más común en el caso de producciones de hip-hop, pop y EDM.

   La movilidad

Si planeas utilizar tu ordenador portátil para grabar en directo o en actuaciones, un modelo más pequeño suele ser una opción mejor porque es más sencillo de transportar y ocupa menos espacio en el escenario. También hay que tener en cuenta la duración de la batería. Esto no importa si estás en casa o en bares con enchufes cerca, pero puede ser vital para grabar sobre la marcha. Además, si planeas utilizar tu ordenador portátil para una actuación o para grabar en bares es buena idea elegir un modelo con teclado retroiluminado.

¿Mac o Windows?

Los MacBooks son rápidos y fiables, pero existen algunos ordenadores portátiles Windows igual de potentes y por lo general a precios más asequibles. Esta elección depende principalmente de dos factores: tu presupuesto y qué software prefieres utilizar. Ten en cuenta que los estudios de música profesionales tienden a utilizar Mac OS, por lo que si tienes intención de trabajar junto con estudios profesionales (grabar unas cuantas pistas en estudios grandes, quizás, o contratar a un profesional para mezclar su grabación) un Mac es una opción mejor, aunque los archivos de audio de ordenadores Windows se pueden transferir a Mac OS y viceversa.

Puedes obtener más información en nuestro artículo PC vs. Mac ›

Procesador

La producción musical puede suponer mucho trabajo para la CPU o procesador, que es el núcleo de cualquier ordenador. Obtén el mejor procesador que puedas dentro de tu presupuesto, porque es difícil poder actualizarlo después. Cuanto más complicadas sean tus producciones, más importa la CPU. Mezclar una melodía con 30 pistas, varios instrumentos y muchos efectos de audio digitales requiere un ordenador potente.

Hay dos aspectos para medir el rendimiento del procesador que hay que tener en cuenta. Uno es el número de núcleos. Cada núcleo puede procesar los datos de manera independiente, por lo que la adición de núcleos aumenta drásticamente la potencia de procesamiento. Un procesador de cuatro núcleos es la mejor opción para producir música. El otro aspecto es la velocidad de reloj, que normalmente va desde unos 2,4 a unos 4,2 GHz. Cuanto más rápido, mejor.

Por lo general, un ordenador portátil más compacto tendrá un procesador menos potente, pero eso no siempre es verdad.

RAM

La RAM, o memoria de acceso aleatorio, almacena programas y datos temporalmente cuando el ordenador está encendido. Cuanto más complejo sea el programa, más RAM requiere.

Para producir música, necesitas por lo menos 8 GB de RAM, preferiblemente 16 GB, especialmente si trabajas con muchas pistas grabadas y/o instrumentos virtuales o si aplicas múltiples efectos a tus pistas. Por suerte, la RAM es uno de los componentes más actualizables de un ordenador, pero cada ordenador portátil tiene sus límites. Es mejor elegir uno que pueda acomodar al menos 16 GB de RAM.

Almacenamiento: ¿HDD o SSD?                                                                                    

Los archivos de audio ocupan mucho espacio de almacenamiento: tan solo una melodía complicada puede ocupar fácilmente 1 GB. Por eso es buena idea tener al menos 1 TB de almacenamiento disponible.

Cómo se organiza ese almacenamiento es otra cosa. Tus opciones son un disco duro convencional (HDD) que se basa en uno o varios discos de giro internos, una unidad de estado sólido (SSD) sin partes móviles, o un HDD externo que se conecta a tu ordenador portátil mediante un USB.

Un SSD puede leer y escribir datos mucho más rápido que un HDD y es más silencioso y fiable. Sin embargo, un SSD suele ser aproximadamente cinco veces más caro por GB que un HDD. Una solución, si tu ordenador portátil lo permite, es tener una SSD de 128 o 256 GB además de un HDD de 1 TB. De esta forma, el arranque y la carga de programas desde un SSD son ultrarrápidos y tienes almacenamiento de sobra en el HDD para tus archivos de música.

Otra solución es tener tus archivos de música, al menos los archivados, en un HDD externo. Este método añade complejidad, pero te permite añadir más almacenamiento cuando lo necesitas y te permite optar por un ordenador más pequeño y fino.

Puertos

Para conectar un ordenador portátil con micrófonos, instrumentos y otros dispositivos de audio, necesitarás una interfaz de audio que se conectará al portátil a través de un puerto USB. Si produces música directamente en el ordenador portátil, también utilizarás un USB para conectar un teclado, tabletas MID (para marcar los ritmos) y controladores DJ. A muchos profesionales de la música les gusta utilizar superficies de control, que proporcionan una interfaz física mucho más parecida a una mesa de mezclas, en lugar de controlar su grabación y mezcla de audio con un ratón.

Los ordenadores portátiles van equipados con al menos dos puertos USB, pero obviamente puedes querer más, especialmente si deseas conectar periféricos como un teclado cableado, un ratón o un disco duro externo. Puedes aumentar los puertos USB de cualquier ordenador conectando un hub de USB, pero para usuarios portátiles eso supone transportar un componente más.

Altavoces/conectores de auriculares

Sorprendentemente, estas características no importan demasiado en el caso de un ordenador que se utiliza para producir música. Los altavoces equipados con ordenadores portátiles son dispositivos de muy baja calidad que solo están ahí para situaciones en las que no tienes nada más por donde escuchar. No sonará nada bien, y si intentas adaptar tus mezclas para que suenen bien a través de estos altavoces, la música probablemente sonará rara cuando la reproduzca a través de unos buenos altavoces. Puedes utilizar el conector de auriculares integrado en el ordenador portátil, pero en la mayoría de los ordenadores portátiles el amplificador conectado al conector de auriculares es de baja calidad y puede distorsionar un poco el sonido de los auriculares.

Por suerte, la mayoría de interfaces de audio tienen conectores para auriculares así como conexiones para conectar un par de monitores altavoces de alta calidad que te permitirán realizar mezclas que suenen genial. ¿No es una locura pasar horas eligiendo el portátil adecuado y cientos de horas produciendo una pista musical para luego escucharla a través de altavoces de baja calidad?

Consideraciones finales

Una vez que hayas elegido el ordenador portátil, la interfaz de audio y el software DAW que mejor se ajuste a tus necesidades, estará listo para crear producciones musicales con calidad de estudio. De hecho, muchas de las canciones que oyen por la radio se crean sin utilizar nada más. Solo necesitas añadir tu propia creatividad e imaginación.

Experimente las ventajas de los dispositivos con tecnología Intel

2 en 1

Un 2 en 1 equipado con un procesador Intel® Core™ combina el rendimiento de un ordenador portátil con la ultramovilidad de un dispositivo elegante y fino. Gracias a una amplia variedad de diseños elegantes e inteligentes, y tamaños de pantallas, hay un 2 en 1 con tecnología Intel® para cualquier estilo de vida.

Más información

All-in-one

El All-in-one equipado con un procesador Intel® fusiona lo mejor de todos tus dispositivos en un versátil motor informático. Racionalizando un sistema de equipo de sobremesa completo en un dispositivo potente y elegante.

Más información

Equipos de sobremesa

Desde dispositivos de bolsillo hasta torres de alto rendimiento, los equipos de sobremesa con tecnología Intel® están disponibles en una amplia gama de formatos para satisfacer cualquier necesidad. Los nuevos equipos de sobremesa le dan libertad para almacenar, crear y compartir su contenido más valioso.

Más información

Portátiles

Aprovecha las posibilidades móviles con los ordenadores portátiles equipados con los nuevos procesadores Intel® Core™. Con una potencia y una capacidad de respuesta sin precedentes, podrá llevar su productividad, creatividad y entretenimiento hasta el siguiente nivel.

Más información

Información sobre productos y rendimiento

1

Las características y ventajas de las tecnologías Intel® dependen de la configuración del sistema y puede que requieran la activación de hardware, software o servicios. El rendimiento variará en función de la configuración del sistema. Ningún producto o componente es completamente seguro. Consulte con el vendedor o fabricante de su sistema o visite www.intel.es para obtener más información.