¿Qué son los robots móviles autónomos?

Almacenes, empresas logísticas, empresas de agricultura e instituciones sanitarias buscan nuevas e innovadoras formas de mejorar la eficiencia operativa y la velocidad, y mejorar la precisión y la seguridad. Muchas de estas empresas confían en los robots móviles autónomos (AMR) para obtener ayuda.

Un robot móvil autónomo es un tipo de robot que puede comprender y navegar su entorno de forma independiente. Los AMR se diferencian de sus predecesores, los vehículos guiados autónomos (AGV), que dependen de vías o caminos predefinidos y, a menudo, requieren la supervisión de un operario.

Los AMR utilizan un sofisticado conjunto de sensores, inteligencia artificial, aprendizaje automático e informática para planificar rutas e interpretar y navegar su entorno, sin cables eléctricos. Como los AMR están equipados con cámaras y sensores, si encuentran un obstáculo inesperado mientras navegan su entorno, como una caja caída o una multitud, emplearán técnicas de navegación como la prevención de colisiones para ralentizar, detener o replantear su ruta al rededor del objeto y continuar su tarea.

Componentes y arquitectura de los robots móviles autónomos

Explore el diagrama que aparece a continuación para aprender cómo funcionan los componentes del sistema que habilita a los AMR.

Preguntas más frecuentes

Un robot móvil autónomo (AMR) es un tipo de robot que puede entender y navegar su entorno sin ser supervisado directamente por un operario o limitado a un camino fijo predeterminado. Todos los AMR comienzan con una plataforma móvil, y muchos incluyen accesorios o manipuladores pasivos o activos para lograr una gran variedad de tareas. Los AMR con ruedas, sin tomas de corriente ni datos, navegan utilizando cámaras, sensores, inteligencia artificial y visión artificial.

Un ejemplo de robot móvil autónomo es un AMR de recogida y colocación que suele utilizarse en almacenes. Este AMR utiliza la tecnología de visión artificial para identificar, coger y mover objetos de un lugar a otro, al tiempo que evita obstáculos. Otro ejemplo de AMR es uno que transporta medicinas o suministros en un hospital. Este tipo de AMR ayuda a automatizar la distribución de medicinas aceptando encargos, recogiendo los medicamentos y entregándolos a los pacientes correctos en el hospital.

Los robots móviles autónomos (AMR) utilizan cámaras, sensores, inteligencia artificial y visión artificial para navegar de forma autónoma por entornos no controlados y realizar diversas tareas. Los vehículos guiados autónomos (AGV) siguen una vía o ruta predefinida para completar tareas de producción automatizadas y repetitivas, a menudo bajo la supervisión de un operario humano. Los vehículos subacuáticos operados a distancia (ROV) se despliegan para completar tareas bajo aguas profundas mientras permanecen conectadas y operadas por una tripulación ubicada en una plataforma flotante o en tierra firme. Los ROV pueden estar equipados con elementos como brazos robóticos, cámaras, luces o sensores para mejorar sus capacidades.