El chip que cambió el mundo

El microprocesador Intel 4004 sentó las bases para la computación y dejó huella en la vida de todas las personas del planeta.

Elizabeth Jones
historiadora de Intel Corporation

“No siempre tendrás una calculadora en el bolsillo, resuélvelo”.

Si naciste durante las primeras tres cuartas partes del siglo XX, cuando una calculadora digital de bolsillo era cosa de ciencia ficción, probablemente estés familiarizado con la frase. Sin embargo, en 2021, sería muy raro escucharla, incluso en un salón de clases. Hoy en día, la mayoría de nosotros llevamos una calculadora en el bolsillo. También llevamos un teléfono, una cámara, un reproductor de música, un sistema de geolocalización… y la lista podría continuar.

La mayoría de nosotros da por sentado cada una de estas herramientas. Pero no podrías tener ninguna de ellas sin el Intel® 4004 -el primer microprocesador disponible en el mercado- y la evolución tecnológica que el mismo desencadenó durante el siguiente medio siglo.

Hoy en día, los microprocesadores mantienen la red eléctrica durante condiciones meteorológicas extremas, ayudando a eliminar los apagones y manteniendo el calor. En forma de mochila, manejan la Inteligencia Artificial para ayudar a personas con discapacidades visuales a desplazarse por el mundo, evitando los obstáculos y permitiéndoles maniobrar con seguridad en los pasos peatonales. De igual forma, los microprocesadores pueden traducir expresiones faciales en tiempo real y convertirlas en comandos para sillas de rueda, proporcionando autonomía independientemente de las limitaciones físicas de la persona.

Y todo empezó con una calculadora. En 1969, el fabricante japonés Nippon Calculating Machine Corp. se puso en contacto con Intel para diseñar un conjunto de circuitos integrados para su calculadora de prototipo de ingeniería, la Busicom 141-PF. Los planes originales preveían 12 chips personalizados, pero los empleados de Intel Marcian “Ted” Hoff, Stan Mazor y Federico Faggin adaptaron el diseño en un conjunto de cuatro chips, incluyendo la unidad central de procesamiento (CPU) 4004, que se presentó oficialmente en noviembre de 1971.

Antes del microprocesador 4004, el cual tenía el tamaño de una uña, la única forma de conseguir una potencia de procesamiento equivalente era con computadoras del tamaño de habitaciones enteras, lo que no era nada práctico ni permitía un uso eficaz del espacio.

“Es una historia de reducción de cosas”, dice Genevieve Bell, Senior Fellow de Intel. “Y al reducirlas, aumenta el número de los lugares posibles a los que pueden ir y las cosas que pueden pasar”.

El 4004 fue sólo el comienzo, un comienzo lento. Una vez que los ingenieros de Intel mostraron cómo se podría utilizar la unidad central de procesamiento, los desarrolladores construyeron su legado, cada uno de los cuales desempeñó un papel en la reducción del tamaño del chip y en la mejora exponencial de la potencia de cálculo. “El 4004 fue tan revolucionario que Intel tardó unos cinco años en capacitar a los ingenieros en torno a la construcción de nuevos productos basados en microprocesadores”, afirma el coinventor Mazor. “Al final, Intel tuvo mucho éxito en este proyecto, y el resto es historia”.

Aunque decir “Tuvo mucho éxito” podría quedarse corto.

En 2021, el microprocesador está incorporado en casi todos los aspectos de la vida cotidiana de las personas de todo el mundo: computadoras portátiles, smartphones, computadoras para gaming, dispositivos inteligentes conectados. La tecnología de los microprocesadores, impulsada por el Intel 4004, nos permite estar conectados con amigos, familiares y compañeros de trabajo durante una pandemia, eliminar las barreras geográficas y potenciar nuestro tiempo de entretenimiento.

Y esto ha ido mucho más allá. Tomemos como ejemplo la pandemia de COVID-19.

Intel colaboró con el Consejo de Investigación Científica e Industrial de la India y el Instituto Internacional de Tecnología de la Información de Hyderabad para conseguir que las pruebas de coronavirus fueran más rápidas y menos costosas. La tecnología también ayudó a la secuenciación del genoma del coronavirus para ayudar a comprender la epidemiología. Intel también colaboró con la Asociación Nacional de Compañías de Software y Servicios de la India para crear un ecosistema de aplicaciones y un sistema de multi-cloud para permitir el diagnóstico de COVID-19 a escala poblacional. Esto ayudó a los científicos a predecir los brotes y a mejorar la gestión y administración de la atención médica.

¿Todas esas maravillas? Lo adivinaste: Todo se basa en una tecnología de microprocesadores que se adapta a las distintas necesidades.

“La dirección del progreso no siempre ha sido obvia”, comenta Faggin. “Por ejemplo, la capacidad de tener un microprocesador de increíble capacidad como aparato auditivo, no era obvia en 1971”. Pero hoy en día lo es.

Mientras que el 4004 marcó el inicio de la era de la computación moderna mediante el diseño y la producción de la primera CPU disponible en el mercado para una calculadora de escritorio, los últimos procesadores Intel® Core™ de 12ª Generación y los procesadores Intel® Xeon® Scalable de 3ª Generación ofrecen arquitecturas que facilitan el entretenimiento, trabajo, Inteligencia Artificial, computación en la nube, comunicaciones 5G y capacidades del edge. Estos optimizan el procesamiento y llegan como silicio capaz de ejecutar aplicaciones desde tu escritorio, tu computadora portátil, la nube, el edge o tu bolsillo.

Gracias al Intel 4004 hoy tenemos mucho más que una calculadora en el bolsillo.

 Elizabeth Jones es la historiadora de Intel Corporation

Acerca de Intel

Intel (Nasdaq: INTC) es un líder de la industria que crea tecnologías que cambian el mundo al permitir el progreso global y enriquecer la vida de las personas. Inspirados por la Ley de Moore, trabajamos continuamente para avanzar en el diseño y la fabricación de semiconductores para ayudar a abordar los mayores desafíos de nuestros clientes. Al incorporar inteligencia en la nube, la red, el edge computing y todo tipo de dispositivos informáticos, liberamos el potencial de los datos para transformar las empresas y la sociedad para mejor. Para obtener más información sobre las innovaciones de Intel, visite newsroom.intel.es e intel.es.

© Intel Corporation. Intel, el logotipo Intel y otras marcas Intel son marcas comerciales de Intel Corporation o de sus filiales. Puede haber otras marcas y nombres que pertenezcan a terceros.

El contenido de esta página es una combinación de traducción humana e informática del contenido original en inglés. Este contenido se ofrece únicamente para su conveniencia y como información general, y no debe considerarse como completo o preciso. Si existe alguna contradicción entre la versión en inglés de esta página y la traducción, la versión en inglés será la que sirva de referencia. Consulte la versión en inglés de esta página.