¿Será 2020 el año del 5g?

El esperado despliegue de la red de próxima generación se acerca a gran velocidad.

Falta tan solo un año para la esperada llegada del 5G y por fin esta tecnología pasará de ser un concepto a una realidad en 2020. El despliegue traerá consigo la conectividad de próxima generación para ayudar a las empresas a prosperar en la era impulsada por los datos. Con una capacidad de datos nunca vista, las redes 5G ofrecerán velocidades increíblemente altas y una elevada capacidad.

“El 5G hará posible una sociedad conectada y completamente móvil, lo que liberará posibilidades tecnológicas y humanas e impulsará los negocios y las oportunidades financieras”

Se espera que esta tecnología sea realmente transformadora debido a que mejorará enormemente los servicios telefónicos y permitirá una amplia gama de nuevas tecnologías y servicios. Un 61 % de los consumidores están interesados en el potencial de las veloces comunicaciones 5G, según un reciente informe de Intel.

El 5G no es simplemente otra generación de conectividad inalámbrica. Esta tecnología tendrá un alcance increíblemente amplio, ya que respaldará miles de millones de servicios y dispositivos conectados en una gran variedad de sectores industriales. También permitirá el desarrollo y la implementación de innovaciones en desarrollo como la tecnología del IoT (Internet de las cosas), la inteligencia artificial (AI) y las tecnologías inmersivas como la realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR). Además, proporcionará la columna vertebral para las ciudades inteligentes y los vehículos autónomos del futuro.

“El 5G hará posible una sociedad conectada y completamente móvil, lo que liberará posibilidades tecnológicas y humanas e impulsará los negocios y las oportunidades financieras”, afirma Asha Keddy, Vicepresidenta del Grupo de Tecnología, Arquitectura de Sistemas y Cliente y Directora General de Próxima Generación y Estándares de Intel, en un artículo.

“Reducirá las barreras entre lo físico y lo digital para ofrecer experiencias personalizadas y servicios valiosos que desafiarán los límites de nuestra imaginación colectiva. El 5G llevará la industria más allá de las comunicaciones, combinando la tecnología inalámbrica, la informática y la nube para crear una base tecnológica unificada y un mercado global escalable”.

La llegada del 5G ocasionará una alteración en masa y las empresas deben estar preparadas. La nueva tecnología permitirá a las empresas liberar todo el potencial de la nube, lo que les facilitará adquirir nuevos conocimientos e introducir nuevas aplicaciones basadas en la nube. Como resultado, podrán proporcionar a los clientes servicios más fiables.

Diferentes ensayos y pruebas de concepto han demostrado la evolución del 5G y han ayudado a las empresas a prepararse para su llegada. En febrero de 2018, Intel puso en práctica la mayor demostración del 5G del mundo en los Juegos Olímpicos de Invierno* de Pyeongchang. Esta red a gran escala, desarrollada en colaboración con el proveedor de servicios de comunicaciones surcoreano KT*, fue la primera de este tipo.

El objetivo era impulsar una serie de experiencias deportivas inmersivas en el acontecimiento deportivo más conocido del mundo. Como parte de la actividad, Intel también implementó una red 5G en un pueblo de montaña de Corea del Sur. El proyecto, en colaboración con KT y la empresa de telecomunicaciones finlandesa Nokia*, evidenció cómo el 5G puede beneficiar a las personas que viven en zonas remotas de todo el mundo. En este mismo sentido, Intel proporcionará tecnologías del 5G para los próximos Juegos Olímpicos* de Tokio 2020.

En otra exhibición deportiva, Intel participó en la retransmisión en directo de golf del Abierto de los Estados Unidos 2018. En colaboración con AT&T*, Ericsson* y Fox Sports*, Intel hizo streaming de vídeos 4K sobre una red 5G, sin necesidad de instalar cables por la pista y simplificando el proceso de retransmisión.

Además de estos ensayos, Intel desempeña un papel fundamental en el desarrollo de diferentes tecnologías esenciales para el futuro del 5G, como el 5G NR (New Radio). Este es el estándar global para una nueva interfaz que constituirá la piedra angular del 5G, al igual que LTE lo fue para el 4G. Intel también trabaja con Dell*, HP*, Lenovo* y Microsoft* para llevar el 5G a los ordenadores Windows mediante los módems 5G comerciales Intel® XMM™ serie 8000. Se espera que el primero de estos cinco ordenadores comerciales llegue en el segundo semestre de 2019.

Mientras que las empresas de telecomunicaciones afrontan sin duda su mayor desafío (una implementación fluida del 5G), la tarea para el resto del mundo empresarial es garantizar la preparación necesaria para beneficiarse de la nueva tecnología. Para que el 5G se convierta en realidad, las empresas deben sustituir el equipo de función fija por redes virtualizadas definidas por software. El cambio a la nube será esencial, ya que el 5G se basa en gran medida en la virtualización.

Aunque el impacto del 5G será enorme, también será gradual. A pesar de que el despliegue comenzará en 2020, pasarán algunos años antes de que las redes de próxima generación sean algo habitual. Se espera que las conexiones 5G alcancen los 1,2 mil millones en 2025, lo que supondrá el 14 % de las conexiones totales en ese momento, según un informe de la asociación comercial de tecnología móvil GSMA*.

“Tan solo estamos comenzando a ver la punta del iceberg de lo que podemos lograr con el 5G, desde los coches conectados y las experiencias multimedia inmersivas hasta los drones, la agricultura mejorada por la AI y las ciudades inteligentes”, cuenta Keddy. “Las oportunidades para que las empresas establecidas evolucionen, desarrollando nuevas líneas de negocios e ingresos, y para que los nuevos participantes del mercado innoven, lanzando nuevos productos y servicios, son casi ilimitadas”.

El 5G cambiará el modo en el que vivimos y trabajamos, proporcionando a las empresas tanto oportunidades importantes como desafíos. Aunque el despliegue del 5G no ocurrirá de la noche a la mañana, 2020 será sin duda el comienzo de una nueva era tecnológica.

*Otros nombres comerciales y marcas pueden ser reclamadas como propiedad de terceros