Cómo elegir: ¿HDD o SSD?

Aspectos destacados:

  • Las SSD cargan juegos y transfieren datos más rápido que los HDD, pero cuestan más por gigabyte.

  • Al elegir una SSD, comprueba las velocidades de lectura / escritura para medir el rendimiento.

  • Las SSD modernas usan una interfaz PCIe más rápida que las unidades SATA III.

  • Los formatos SSD más comunes son 2,5”, M.2 y AIC.

BUILT IN - ARTICLE INTRO SECOND COMPONENT

Las SSD son el nuevo estándar de almacenamiento, pero los HDD aún son útiles. Este artículo explora las diferencias y te ayudará a encontrar la solución de almacenamiento adecuada. 1 2 3 4

Al igual que tu elección de CPU y GPU, tu unidad de almacenamiento puede tener un impacto en tu experiencia gaming.

Una SSD rápida puede reducir los tiempos de carga y mejorar la capacidad de respuesta del sistema, mientras que un HDD lento puede añadir minutos de espera a cada sesión de juego.

Cuando estés considerando entre un HDD frente a una SSD para videojuegos, es clave encontrar la unidad de almacenamiento adecuada para tus objetivos y presupuesto. Desglosaremos las ventajas de HDD (discos duros tradicionales) y SSD (unidades de estado sólido) a continuación.

SSD vs. HDD: rendimiento vs. precio

En resumen, la elección de HDD frente a SSD se reduce a si se da prioridad al rendimiento o la capacidad.

Las unidades de estado sólido (SSD) suelen usar memoria basada en flash para almacenar datos y no tienen piezas móviles. Tienen velocidades de lectura/escritura más rápidas que los HDD, tiempos de acceso más bajos (menos latencia) y un mayor coste por gigabyte de almacenamiento.

Las unidades de disco duro (HDD) usan medios magnéticos giratorios para almacenar datos, a los que se accede mediante un cabezal de lectura/escritura en un brazo actuador (igual que un tocadiscos). Tienen velocidades de lectura/escritura más lentas, tiempos de acceso más altos y un coste más bajo por gigabyte de almacenamiento en comparación con las SSD.

Comprendiendo el rendimiento del almacenamiento

Los factores más habituales para juzgar el rendimiento de un dispositivo de almacenamiento son sus velocidades de lectura / escritura: el tiempo que se tarda en cargar o guardar datos.

Las velocidades secuenciales de lectura/escritura son la medida de rendimiento más frecuentemente usada y representan el uso cuando se mueven grandes bloques de datos de forma secuencial: por ejemplo, copiando y pegando archivos grandes a un escritorio. Se mide en megabytes por segundo (MB/s).

Las velocidades de lectura / escritura aleatoria usan datos situados en bloques aleatorios alrededor de la unidad, que tardan más tiempo en leer o escribir a bloques secuenciales. Es una buena medida del uso diario, porque los juegos y otras aplicaciones leen y escriben pequeños archivos en el disco y acceden a datos que no se se encuentran en secuencia. Estas velocidades se miden en IOPS (operaciones de entrada / salida por segundo).

Los marcos de referencia sintéticos suelen utilizarse para comercializar unidades de almacenamiento, pero estas pruebas deben observarse con escepticismo: no siempre reflejan el rendimiento del mundo real. Los fabricantes pueden mostrar el mejor rendimiento de la unidad probando una alta profundidad de cola (el número de acciones realizadas en secuencia), como 32, incluso si una profundidad de 8 o menos sería más realista para la mayoría de los usuarios.

SSD SATA vs. SSD NVMe

Al comprar SSD, probablemente te encontrarás con dos formatos de conexión diferentes: SATA III y NVMe. NVMe se está convirtiendo rápidamente en el estándar, pero aún es útil saber la diferencia.

SATA III (Serial ATA) es un cable que funciona con el protocolo SATA para conectar muchos SSD y HDD antiguos a la placa base del ordenador.

NVMe (Non-Volatile Memory Express) es un protocolo más reciente que permite la conexión directa con los carriles PCIe de la placa base, lo que ofrece mayor rendimiento y una menor latencia. PCIe 3.0 y 4.0 pueden transferir datos a miles de megabytes por segundo (significativamente más rápido que SATA III), con unidades PCIe 4.0 duplicando el ancho de banda de 3.0.

Las placas base más antiguas y sus BIOS pueden no soportar NVMe, así que asegúrate de que tu sistema lo admita antes de la actualización. Puedes hacerlo consultando la documentación de tu placa base, o buscando las especificaciones de tu placa base en Internet.

¿Cuál es la diferencia entre los formatos SSD?

Los diferentes formatos son más que distinciones físicas. También dictan cómo se conectan las unidades y se comunican con tu placa base.

2,5 pulgadas

Las SSD de 2,5 pulgadas se parecen visualmente a las unidades mecánicas de 2,5 pulgadas. Las unidades de consumo suelen usar el protocolo SATA III y requieren cables de potencia y datos separados. Sin embargo, NVMe se está convirtiendo rápidamente en el nuevo estándar de las SSD de consumo.

M.2

Las unidades M.2 están moldeadas como rectángulos pequeños y finos, a menudo similares a láminas de chicle. Se conectan directamente a una placa base M.2 en una ranura de la placa base. Habitualmente usan el protocolo de transferencia NVMe, aunque algunos dispositivos más antiguos pueden usar SATA Además, los conectores M.2 tienen forma diferente para evitar usar zócalos incompatibles.

Las ranuras M.2 pueden estar situadas bajo escudos térmicos o incluso en la parte trasera de las placas base Mini-ITX. Si tienes problemas localizando las ranuras M.2, comprueba la documentación de tu placa base.

AIC.

Las SSD AIC (Add In Card) se conectan a una ranura PCIe en la placa base para obtener energía y datos. Utilizan vías PCIe para comunicarse directamente con el sistema, igual que una SSD NVMe M.2.

Si tu sistema carece de una ranura M.2 libre, las SSD AIC también pueden funcionar como adaptadores PCIe-to-M.2.

Otros formatos

Existen otros tipos de interfaz y formatos SSD, como como las SSD U.2 basadas en NVMe. Estas suelen utilizarse en entornos profesionales / servidores en lugar de equipos gaming.

¿Por qué usar un HDD?

Los HDD generalmente son más lentos y menos duraderos que las SSD. Pero aún hay una razón de peso para obtener uno: la capacidad. Un HDD puede ofrecer, por menos dinero, una cantidad de terabytes de espacio adicional para guardar todo lo que no se ajusta a tu SSD principal cuando se usa como unidad de almacenamiento secundario.

Busca lo siguiente al comparar HDD:

La velocidad de rotación es el factor principal en la determinación de la velocidad de lectura/escritura. Es frecuente que las unidades de alto rendimiento giren a 7200 RPM, pero las velocidades pueden variar de 54 400 a 15 000 RPM. Mayores velocidades suelen significar un mejor rendimiento.

El formato puede ser de 3,5 pulgadas o 2,5 pulgadas. En dispositivos de consumidores, requiere un cable SATA III y un cable independiente para la potencia y los datos.

Mejora el almacenamiento HDD con la memoria Intel® Optane™

Una de las principales desventajas de usar un HDD es la velocidad. La memoria Intel® Optane™ proporciona una solución: un rendimiento similar al SSD en un HDD que ya posees.

Un módulo de la memoria Intel® Optane™ M10 de 16-64 GB funcionará en segundo plano para aprender las aplicaciones y archivos que más frecuentemente usas, manteniéndolos a mano para lograr un acceso rápido y recordándolos incluso después de apagar el ordenador.

¿Deberías elegir un HDD o una SSD?

Cambiar a una SSD desde un HDD es una de las actualizaciones más notables que puedes hacer. Si tu presupuesto lo permite, te recomendamos una de las opciones que aparecen a continuación.

Una memoria Intel® Optane™ H10 con unidad de almacenamiento de estado sólido ofrece memoria Intel® Optane™ de alta velocidad y almacenamiento SSD de alta densidad en un solo paquete. Tu sistema obtendrá las ventajas de las bajas latencias y alto rendimiento de la memoria Intel® Optane™ al ejecutar aplicaciones, así como hasta 1 TB de espacio para juegos y archivos.

Una SSD Intel® 665P ofrece una capacidad de SSD de 1 o 2 TB, lo que garantiza espacio para grandes videojuegos mientras disfrutas también de las demás ventajas de una SSD NVMe. Más información sobre cómo el almacenamiento afecta a los videojuegos aquí.

Otra opción popular es combinar una SSD por sus tiempos de arranque y carga rápidos junto con un HDD de mayor capacidad para archivos a los que no se suele acceder frecuentemente.

Tu propia solución de almacenamiento puede parecer un poco diferente dependiendo de factores como presupuesto, hardware y forma en que se usa tu sistema. Independientemente de lo que decidas entre HDD y SSD para videojuegos, considera el impacto que una solución de almacenamiento rápida y confiable puede tener en tu ordenador.

Información sobre productos y rendimiento

1

El rendimiento varía según el uso, la configuración y otros factores. Más información en www.Intel.com/PerformanceIndex.

2

Los resultados de rendimiento se basan en pruebas realizadas en las fechas indicadas en las configuraciones y puede que no reflejen todas las actualizaciones de seguridad disponibles públicamente. Consulte la copia de seguridad para más información sobre la configuración. Ningún producto o componente es completamente seguro.

3

Los resultados del análisis de rendimiento anteriormente presentados puede que tengan que ser revisados a medida que se realizan pruebas adicionales. Los resultados dependen de las cargas de trabajo y las configuraciones de las plataformas específicas utilizadas en las pruebas, y puede que no se apliquen a las cargas de trabajo, los sistemas informáticos o los componentes de un usuario determinado. Los resultados no son necesariamente representativos de otros análisis de rendimiento, por lo que otros resultados pueden mostrar un mayor o un menor impacto en función de las medidas paliativas. 

4

© Intel Corporation. Intel, el logotipo Intel y otras marcas Intel son marcas comerciales de Intel Corporation o de sus filiales. Puede haber otras marcas y nombres que pertenezcan a terceros.