Qué necesitas para ejecutar mods en tu PC

Primeros pasos con los mods

  • Por qué es importante el hardware

  • CPU

  • SSD

  • GPU

  • RAM

BUILT IN - ARTICLE INTRO SECOND COMPONENT

Aunque tu sistema esté equipado para ejecutar tus juegos favoritos, eso no significa que todo marche a la perfección cuando comiences a agregar mods. Esto es lo que debes saber sobre cómo afectan los mods al rendimiento y el hardware esencial que necesitas para disfrutar de una experiencia de modding superior.

¿Qué necesitas para ejecutar los mods de videojuegos de ordenador?

Uno de los muchos alicientes de los juegos para PC es la posibilidad de agregar mods creados por los usuarios, es decir, complementos y revisiones que modifican el contenido de un juego.

Desde los años 80, las personas han usado los mods de juegos para PC con el fin de personalizar el aspecto, las sensaciones y la funcionalidad de sus juegos favoritos. Los “modders” han transformado juegos malos en buenos juegos, buenos juegos en juegos extraños y han revitalizado juegos anticuados para un nuevo público. La creatividad ilimitada de los “modders” ha producido unas creaciones verdaderamente hermosas y peculiares. Aunque los jugadores de consolas han visto atisbos de modding en el pasado, los mods siempre estarán más como en casa en los PC.

Si nunca has considerado el modding de un juego, empezar es bastante fácil. Los centros y foros oficiales de mods cuentan con enormes colecciones de contenido generado por los usuarios. Con frecuencia, ofrecen instaladores fáciles de usar y guías paso a paso sobre la mejor forma de empezar así que, aunque al principio te intimide un poco, te sorprenderá lo sencillo que es en realidad. Las instrucciones varían de un juego a otro, pero con una búsqueda en Internet averiguarás cómo comenzar a instalar mods para tus juegos favoritos.

Si acabas de llegar a la escena del modding, existen algunos riesgos potenciales que vale la pena señalar. Como con cualquier otro contenido de terceros, asegúrate de descargarlo de fuentes fiables y de mostrar siempre cautela ante malware o virus. Además, para los juegos online, debes comprobar que los mods no infringen los términos de servicio.

Antes de unirte al mundo del modding, es recomendable que dispongas del hardware adecuado para tu ordenador de videojuegos. El modding puede ser una ciencia inexacta y muchos mods no están del todo optimizados. Los cambios en los gráficos y “reskins” más sencillos tal vez funcionen bien en tu configuración actual, sin embargo, los mods más ambiciosos podrían exigir una potencia de procesamiento mucho más mayor de la necesaria para ejecutar el juego original. Para más información, consulta nuestras guías sobre cómo la CPU afecta al rendimiento de los juegos y la importancia de un conjunto equilibrado.

Por qué es importante el hardware

¿Por qué a veces los mods necesitan un hardware más potente que el juego original? Se debe a varias razones.

Cuando los desarrolladores crean un juego, hacen lo posible para que pueda ejecutarse en una gran variedad de sistemas. Es imposible predecir cuál será la configuración de cada persona, pero se dedica mucha atención a optimizar el juego, de forma que pueda disfrutarlo más gente, con independencia de su hardware.

En cambio, la mayoría de la gente que crea mods no dispone de los recursos necesarios para aplicar el mismo rigor a la optimización. El resultado es que, a menudo, los mods están mal optimizados y, por lo tanto, exigen mucho más del hardware que el juego original. Incluso los mods bien optimizados suelen ir más allá del ámbito del juego original, lo que puede suponer complicaciones inesperadas en juego que el desarrollador tal vez no tuviera en cuenta.

Minecraft* es un fantástico ejemplo.

Con sus bloques poligonales y texturas planas, Minecraft* puede no parecer un juego que exija muchos recursos, hasta que empiezas a acumular mods. En Minecraft*, hay mods para casi todo, desde sistemas de almacenamiento de objetos, pasando por la adición de minimapas, hasta cambiar el diseño del mundo generado por procedimientos del juego.

Los mundos de Minecraft* pueden llegar a ser gigantescos y se construyen con bloques individuales que la CPU debe renderizar uno a uno. Minecraft* también se programó con Java*,1 y utiliza abundantes datos de vóxeles,2 ambos pueden consumir muchos recursos de la unidad central de procesamiento.

Añadir mods, como una iluminación más compleja y paquetes de texturas de alta resolución, puede aumentar drásticamente la carga de trabajo del hardware. Incluso un juego de estética relativamente sencilla como Minecraft* puede necesitar mucha potencia cuando inicies la personalización con mods.

Elección de CPU

Los mods pueden provocar cambios a gran escala que afectan a los elementos fundamentales de un juego, como la adición de nuevos objetos, personajes no jugables y propiedades físicas renovadas. Por ejemplo, el mod Skyrim* Immersive Creatures trae un montón de nuevos tipos de enemigo con una inteligencia artificial única a The Elder Scrolls V: Skyrim*.

Adiciones como estas, sobre todo cuando se usan conjuntamente con otros mods que hacen un uso intensivo de recursos, pueden cargar la CPU de un sistema,3 lo que provoca posibles problemas de rendimiento como, por ejemplo, una frecuencia de fotogramas inconsistente. Ante estos problemas, una CPU con una velocidad de reloj elevada y varios núcleos puede resultar útil.

Algunos mods dan, a los que están dispuestos a ponerse manos a la obra, la capacidad de ajustar el rendimiento a su gusto Por ejemplo, el mod «Skyrim* Configurator» permite a los jugadores habilitar el procesamiento paralelo en Skyrim*, aunque el juego tenga casi una década de antigüedad. Con esta potente herramienta de configuración, los jugadores pueden reasignar las tareas de Skyrim* a través de los diferentes núcleos e hilos de su CPU. Dichas tareas pueden ser nativas del juego u originadas a partir de otros mods. Dividiendo estas tareas, Skyrim* saca partido de los avances introducidos en la tecnología de los procesadores desde su lanzamiento en 2011.

¿Por qué un SSD?

Además de la CPU, actualizar a una unidad de estado sólido (SSD) puede mejorar considerablemente la experiencia de modding. Al igual que los juegos, los mods acceden a los datos del almacenamiento. Si la unidad de almacenamiento es lenta, los tiempos de carga pueden ralentizarse y producirse toda una serie de problemas.

Dado que los SSD permiten un acceso más rápido a los datos comparados con los discos duros tradicionales (HDD), comprobarás que casi todos los programas que funcionan desde un SSD se cargarán más rápido, lo que incluye los juegos con mods. Si todavía utilizas un HDD para almacenar juegos o mods, pasar a un SSD puede suponer un impacto muy positivo en el rendimiento.

Si lo que deseas es acelerar el tiempo de acceso en un disco duro, la memoria Intel® Optane™ también es una solución que vale la pena explorar. La memoria Intel® Optane™ prioriza los datos de uso frecuente y mejora de forma drástica las velocidades de acceso en medios de almacenamiento más lentos. Al utilizar la memoria Intel® Optane™ para acelerar un HDD, abres la puerta a mayores velocidades.

La GPU adecuada

Cuando empieces a modificar el aspecto de los juegos mediante mods, una GPU suficientemente potente puede resultar muy útil. Por ejemplo, los antiguos juegos se modifican para aprovechar al máximo las GPU actuales. Los mods que aplican una renovación gráfica generalizada pueden actualizar la iluminación, las texturas y todo un conjunto de mejoras visuales que alargarán considerablemente la vida del juego.

Una GPU con 2 GB de vRAM habría sido suficiente en 2013, pero los juegos y mods más recientes requieren tarjetas de video de mayor potencia. Para procesar la complejidad y el tamaño de las texturas y objetos en 3D en los juegos más modernos y ambiciosos, es necesario contar con más vRAM4. Sin una GPU potente y dedicada para llevar a cabo este duro trabajo, las velocidades de los fotogramas podrían sufrir, ya que el resto del sistema se ve obligado a compensar.

Ampliación de la RAM

Una vez que los jugadores experimentan la libertad de poder jugar como quieran, les resultará difícil limitarse a un solo mod. Si bien cada modificación que se realiza para Minecraft* es relativamente pequeña, al menos de forma individual, estas se acumulan muy rápidamente. Biggest Modpack*, por ejemplo, es una colección de decenas de mods diferentes. Ejecutar todos estos mods a la vez consumirá muchos recursos.

Cuando se juega a un juego, la RAM es donde los conjuntos de datos5 como las variables (por ejemplo, el recuento de puntos de salud y municiones)6 y los recursos visuales se almacenan temporalmente para poder recuperarlos con rapidez.7 Un posible resultado de instalar demasiados mods es encontrarse con limitaciones de la RAM, y esto puede causar problemas de rendimiento como unos FPS bajos8, ya que el resto de tu sistema se ve obligado a compensarlo.9

Los requisitos mínimos del sistema para Minecraft* «limpio» (es decir, sin ningún mod) son 4 GB de RAM, pero los jugadores que usan mods habitualmente deben dedicar 6 GB o más para que el juego funcione correctamente. Si piensas utilizar muchos mods con Minecraft, un bueno punto de partida serán 8 GB de RAM, pero cuantos más, mejor. Estos 8 GB de RAM como mínimo es una excelente base para cualquier experiencia con juegos modernos.

Actualizar el hardware para mejorar la experiencia con los mods

El modding para juegos de PC es una fantástica forma de personalizar la experiencia de juego y adaptarlo verdaderamente a tus gustos. Si pones esfuerzo en personalizar tu software, lo lógico será asegurarte de que el hardware esté a la altura. Los mods pueden exigir a tu sistema mucho más que lo indicado en las especificaciones recomendadas por los desarrolladores, así que apunta más alto si deseas instalar mods.