Cómo solucionar su frecuencia de fotogramas baja

Aspectos destacados

  • Soluciones generales

  • Ajustes dentro del juego

  • Configuraciones específicas de juego

  • Detalle frente a rendimiento

BUILT IN - ARTICLE INTRO SECOND COMPONENT

Aquí presentamos algunos métodos para mejorar la frecuencia de fotogramas baja con hardware que ya tiene.1

Casi todos los jugadores se han encontrado con frecuencias de fotogramas bajas. A menudo, un juego se ejecuta bien, luego comienza a interrumpirse cuando el personaje entra en una gran ciudad o en un entorno complejo. Su visión empieza a parpadear como una diapositiva, las se ven cortadas al girar rápido la cámara y los objetos con movimiento, como el pelo o los banners, se mueven con menor fluidez.

Todo esto crea una experiencia menos inmersiva, pero ¿qué lo provoca? La frecuencia de fotogramas, medida en fotogramas por segundo (FPS), informa del número de veces que el hardware gráfico redibuja la pantalla cada segundo. Su tarjeta gráfica, la CPU y la RAM están involucradas en el esfuerzo de crear la geometría, las texturas, la iluminación y los efectos que componen uno de estos fotogramas.

Cuando un componente de la cadena causa un bloqueo, por ejemplo, la CPU dice a la GPU que ofrezca muchos objetos de una sola vez, su ordenador dibuja menos fotogramas por segundo. La frecuencia de fotogramas reducida puede deberse al código no optimizado, fallos o ajustes en el juego que crean un mayor volumen de trabajo que el hardware puede manejar.

Los juegos no inventaron la medición de fotogramas por segundo: las películas se suelen proyectar a 24 FPS, lo que significa 24 imágenes fijas proyectadas en la pantalla cada segundo. En los juegos, sin embargo, 24 FPS pueden parecer a cortes y poco naturales.

Si se observa una comparación de un juego a 30 FPS y 60 FPS, verá la diferencia de inmediato: con una frecuencia superior, el juego parece más fluido y real. Los juegos de ordenador suelen conseguir mayores frecuencias de fotogramas que los títulos de consola de la generación actual, pero la ventaja real de los juegos de ordenador es la libertad para ajustar su configuración y encontrar la frecuencia de fotogramas que mejor se adapte a su hardware, especialmente a su monitor.

La frecuencia de actualización de su monitor es un buen objetivo de las frecuencias de fotogramas en el juego. Si su monitor tiene una frecuencia de actualización de 60Hz, no aprovechará las frecuencias de fotogramas superiores a 60 FPS, ya que su monitor no se actualizará con suficiente rapidez para seguir la salida de su GPU. No obstante, si ya tiene una pantalla con una frecuencia de actualización más alta, como 144Hz, verá ventajas inmediatas en la pantalla con frecuencias de fotogramas mayores.

Entonces, ¿cómo lograr mejores frecuencias de fotogramas? Puede ayudar el tener una CPU más rápida, más RAM o una tarjeta gráfica nueva. No obstante, debe actualizar el software y ajustar la configuración primero para ver si se pueden conseguir frecuencias de fotogramas más altas sin que se produzcan cambios importantes en su sistema.

Vamos a ver algunas soluciones posibles.

Correcciones generales

Cerrar procesos en segundo plano
Primero, compruebe que no hay otros programas ralentizando. Abrir el Gestor de tareas (CTRL+SHIFT+ESC), luego haga clic en las pestañas de la CPU y la memoria para comprobar si algo está utilizando grandes cantidades de su CPU o RAM (por ejemplo, un navegador web con docenas de pestañas abiertas).

Actualizar juegos
A continuación, compruebe que el propio juego está actualizado. Desde muy pronto en la vida de un juego, los desarrolladores lanzan parches con importantes impactos del rendimiento. Active las actualizaciones automáticas para asegurarse que los tiene.

Actualizar los controladores
Actualice sus controladores. Se lanzan periódicamente nuevos controladores de gráficos tanto para las GPU separadas como para las integradas para optimizar los videojuegos recientes. Utilice la utilidad del fabricante para descargar estos controladores.

Si usa un procesador Intel® Core™ (4ª generación o posterior), con gráficos integrados, intente ver el juego en gameplay.intel.com para encontrar los ajustes recomendados. Las utilidades de las tarjetas gráficas separadas también pueden detectar los juegos instalados automáticamente. Si su utilidad gráfica tiene esta capacidad, compruebe que ha reconocido el juego al que intenta jugar. Esto puede dar lugar a mejoras inmediatas en el rendimiento.

Reparar la instalación
Si los problemas de rendimiento en un juego son muy graves, intente reparar la instalación. En Steam, puede hacerlo abriendo la pestaña de la Biblioteca, haciendo clic con el botón derecho del juego y luego haciendo clic en "Propiedades". Una vez en la ventana de Propiedades, haga clic en la pestaña "Archivos locales", y a continuación en "Ver la integridad de los archivos del juego".

Ajustes en el juego

Izquierda: Anti-Aliasing apagado | Derecha: Anti-Aliasing encendido

La mayoría de los juegos probarán automáticamente su ordenador después de la instalación y se asignarán ajustes personalizados. No obstante, si está leyendo este artículo, puede que haya descubierto que esos ajustes no ofrecen a la frecuencia de fotogramas la prioridad que desea. Aquí se muestran algunos ajustes comunes para disminuir (o apagar) para impulsos de rendimiento medibles.

Los ajustes de Sombras pueden abarcar varias técnicas de mapas de sombra con un diferente impacto en el rendimiento, desde volúmenes de sombra intensivos de la CPU hasta técnicas intensivas de GPU como el rastreo de rayos, que calcula todos los rayos que emanan de cada fuente de luz individual. Estas técnicas funcionan para suavizar extremos abruptos, representan con exactitud las sombras y ayudan a las sombras a coincidir con los movimientos de su fuente.

Al activar estos ajustes habrá sombras más suaves, pero si quedan a media o baja capacidad, se pueden producir mejoras en la frecuencia de fotogramas con poco impacto visible en títulos con ritmo rápido.

El Anti-aliasing (AA) suaviza los extremos ásperos (un artefacto denominado "suavizado" que aparece en objetos digitales creados a partir de píxeles cuadrados. Las técnicas Anti-aliasing toman muestras de píxeles en pantalla para adivinar el color correcto de los píxeles vecinos, y luego rellenan los vacíos para limpiar los bordes aserrados.

La reducción del número de muestras tomadas (de 4x a 2x, por ejemplo) es un primer paso para mejorar el rendimiento. Desde ahí, busca técnicas de AA que el juego identifica como menos exigentes para la GPU: FXAA, por ejemplo, tiene un impacto más pequeño que el MSAA. Si aún encuentra problemas en el rendimiento, pruebe a apagar el AA y ver si los bordes ásperos son intrusivos.

Puede realizarse el Anti-aliasing al crear una versión más alta del escenario, hacer un muestreo de ellos y luego reducción de muestreo (básicamente, reducción) de ello para que coincida con la resolución de la pantalla. MSAA (Anti-Aliasing de múltiples muestras) es una técnica que lo hace al detectar bordes y trabajar para suavizarlos.

En contraste, FXAA (anti-aliasing aproximado rápido) es una técnica de procesamiento posterior que surte efecto después de que haya terminado la ejecución. Difumina las líneas ásperas en vez de mejorar su aspecto con la reducción de muestras, lo que tiene un menor impacto en el rendimiento del juego que el MSAA.

TXAA es una forma temporal de anti-aliasing que usa datos de múltiples fotogramas. TXAA se centra en mejorar el aspecto de objetos móviles y tiene un impacto variable en el rendimiento.

Las Reflexiones dinámicas pueden requerir que el hardware ejecute dos veces la misma escena (o una versión de la misma escena), lo que puede ser una subida significativa para su GPU. En un tirador rápido, es posible que se encuentre parando para admirar la acción que se muestra en una ventana; se intenta sacrificar la calidad de la reflexión para ver si eso atrapa fotogramas adicionales.

La Oclusión de ambiente mejora los puntos de contacto entre texturas, luces y sombras adyacentes. Es un buen detalle que puede querer probar para bajar (o apagar) antes de reducir la calidad de las propias texturas.

Izquierda: Iluminación volumétrica encendida | Derecha: Iluminación volumétrica apagada

La Iluminación volumétrica hace que los ejes de luz parezcan que tienen profundidad, de forma que los jugadores pueden ver motas de polvo u otras partículas, como humo, volando hacia ellos. Estos volúmenes de luz, a veces denominados "Rayos de Dios", tienen un coste de rendimiento significativo en algunos juegos.

Los efectos de Difuminar el movimiento simulan el funcionamiento de una cámara tradicional al difuminar objetos del fondo como ruedas de perspectiva del jugador. Aunque esto puede ayudar a disfrazar las frecuencias bajas de fotogramas, el efecto artificial a menudo tiene un impacto propio en el rendimiento. Si prefiere una mirada más cinematográfica, deja este ajuste encendido; si prefiere claridad digital, vea el aspecto del juego tras apagarlo.

Finalmente, la resolución tiene un enorme impacto en el rendimiento. Más píxeles en cada fotograma significan más trabajo de ejecución para su GPU. Si no ve el rendimiento que quiere tener a 1080p, considere reducir su resolución a 720p, lo que puede aumentar la capacidad de juego sin tener un impacto importante en el aspecto del juego. Pruébelo y compruebe si el aumento de la frecuencia de fotogramas vale por la pérdida de fidelidad visual.

Algunos juegos tienen un deslizador llamado "escalación de rendimiento" se puede aumentar o disminuir las muestras de la imagen. Por encima del 100 %, esta opción hace que la pantalla parezca ligeramente más nítida al ofrecer una mayor resolución, y luego reduce la resolución de pantalla. Por debajo del 100%, hace lo contrario, ejecutando el juego a una resolución menor y luego estirándola para que coincida con la resolución de la pantalla. Esto reducirá la claridad y mejorará el rendimiento. Los elementos del HUD (como las barras de vida) no consiguen el mismo tratamiento de reducción, así que el efecto general puede ser más atractivo que reducir su resolución directamente.

Aunque es posible que no quiera bajar la resolución para una muestra gráfica de un jugador, el cálculo suele ser distinto en línea. En juegos competitivos que requieran reacciones rápidas, muchos jugadores usan hasta 1080p o menos, ya que les permite alcanzar las frecuencias de fotogramas de forma más constante. En ambos títulos, una mayoría de profesionales informan que juegan con resolución de 1080p y altas frecuencias de fotogramas (144 FPS o mejores).

Detalle o rendimiento

Al actualizar el controlador o juego no ayuda a su frecuencia de fotogramas, por lo general se dejan los ajustes a mano. Al hacerlo, considere bajar los tres grandes: sombras, reflejos e iluminación. A continuación, busque en línea hilos de ayuda que indiquen opciones críticas de rendimiento que son específicas para el juego que juega.

Si ve que está sacrificando demasiado en sus ajustes gráficos para alcanzar el objetivo de frecuencia de fotogramas, siempre hay otra opción: cambiar a un nuevo sistema con una GPU y una CPU más rápidas. Una nueva tarjeta gráfica puede ayudarle a ofrecer escenas de resolución más altas y más potencia de la CPU puede ayudar a su sistema a gestionar grandes números de objetos de pantalla y efectos de procesamiento posterior. Si el hardware que tiene actualmente no es suficiente, considere la posibilidad de obtener un nuevo sistema construido para juegos serios.

Información sobre productos y rendimiento

1

Intel y el logotipo Intel son marcas comerciales de Intel Corporation o de sus filiales en Estados Unidos y/o en otros países.

*Otros nombres comerciales y marcas pueden ser reclamados como propiedad de terceros. (al utilizar marcas comerciales y nombres de terceros).