Cómo solucionar su frecuencia de fotogramas baja

Mejora tus FPS y tu experiencia de juego realizando ajustes educados en la configuración correcta del juego.

Aspectos destacados:

  • Mantener la velocidad de fotogramas (FPS) alta permite disfrutar de una experiencia más fluida y envolvente.

  • Actualiza el software del juego y los controladores gráficos con regularidad para ayudar a resolver los problemas de rendimiento.

  • Intenta reducir las sombras, los reflejos y las opciones de iluminación en el menú de configuración del juego para aumentar los FPS.

  • Considera la posibilidad de actualizar la GPU y la CPU para disfrutar de una experiencia más fluida en los juegos más recientes.

author-image

Por

Pocas cosas perjudican más la inmersión que una baja tasa de frames por segundo. Imagina que entras en una ciudad gigantesca por primera vez en un juego de mundo abierto y que tus movimientos se ralentizan. La cámara se mueve con lentitud, los estandartes dejan de ondear en lo alto y los personajes saltan de una posición a otra.

¿Qué causa esta ralentización? Los bajos FPS.

La tasa de frames, o frames por segundo (FPS), mide el número de veces que tu hardware gráfico redibuja la pantalla cada segundo. La tarjeta gráfica, la CPU y la RAM trabajan conjuntamente para crear la geometría, las texturas, la iluminación y los efectos que componen uno de esos fotogramas.

Cuando un componente de la cadena causa un bloqueo, por ejemplo, la CPU dice a la GPU que ofrezca muchos objetos de una sola vez, tu ordenador dibuja menos fotogramas por segundo. La razón más común para la reducción de los FPS es la configuración de los gráficos que crea una carga de trabajo mayor de la que puede soportar tu hardware.

Entonces, ¿cómo conseguir más FPS? Una solución es conseguir una CPU más rápida, más RAM o una tarjeta gráfica más nueva. Sin embargo, primero debes actualizar el software y ajustar la configuración para ver si puedes mejorar los FPS sin necesidad de hacer cambios en tu sistema.

Vamos a repasar las razones para aumentar tus FPS, a repasar los ajustes gráficos que te ayudarán a afinarlos y a explorar las opciones de actualización.

¿Por qué son importantes los FPS altos?

Si observas una comparativa de un juego que funciona a 30 FPS y a 60 FPS, verás la diferencia inmediatamente. A mayor velocidad de fotogramas, los movimientos del juego parecen más suaves y reales. Como la pantalla se actualiza con más frecuencia, también es posible reaccionar más rápido cuando aparecen nuevos enemigos y amenazas.

La frecuencia de actualización de su monitor es un buen objetivo de las frecuencias de fotogramas en el juego. Si su monitor tiene una frecuencia de actualización de 60Hz, no aprovechará las frecuencias de fotogramas superiores a 60 FPS, ya que su monitor no se actualizará con suficiente rapidez para seguir la salida de su GPU.

No obstante, si ya tiene una pantalla con una frecuencia de actualización más alta, como 144Hz, verá ventajas inmediatas en la pantalla con frecuencias de fotogramas mayores. Sin embargo, ten en cuenta que a resoluciones más altas (como la 4K nativa), muchos PC tendrán problemas para alcanzar los 144 FPS.

Correcciones fáciles para bajos FPS

Si ves que los FPS son bajos en el juego, hay algunas medidas que puedes tomar inmediatamente.

  • Cerrar los procesos en segundo plano. Utiliza el Administrador de tareas (atajo: CTRL+MAYÚS+ESC) y haz clic en las pestañas CPU y Memoria para ver qué está utilizando grandes cantidades de CPU o RAM.
  • Actualiza el juego. Los desarrolladores a menudo lanzan parches que afectan al rendimiento. Activa las actualizaciones automáticas en Steam o en el lanzador de juegos que elijas para asegurarte de que no se te escapa ninguna.
  • Actualiza tus controladores gráficos. Las optimizaciones y las nuevas funciones añadidas a través de los controladores de la GPU pueden dar un verdadero impulso a tus FPS. Asegúrate de mantenerlos actualizados a través del software del fabricante de tu tarjeta gráfica.
  • Busca ajustes y mods de los jugadores. Los modders suelen idear formas creativas de mejorar el rendimiento, ya sea forzando un juego para que funcione a 60 FPS o desactivando funciones que no se encuentran en los menús de configuración.
  • Repara tu instalación. Si experimentas problemas de rendimiento inusuales, intenta acceder a las propiedades del juego en tu biblioteca (utilizando un lanzador como Steam o Epic Game Store) y busca la opción "Reparar" o "Verificar integridad".

¿Qué ajustes del juego pueden mejorar los FPS?

La mayoría de los juegos probarán automáticamente su ordenador después de la instalación y se asignarán ajustes personalizados.

No obstante, si está leyendo este artículo, puede que haya descubierto que esos ajustes no ofrecen a la frecuencia de fotogramas la prioridad que desea. Aquí se muestran algunos ajustes comunes para disminuir (o apagar) para impulsos de rendimiento medibles.

  • Sombras. Los ajustes de sombras cubren diversas técnicas de mapeo de sombras con diferente impacto en el rendimiento, desde los volúmenes de sombras intensivos de la CPU hasta las técnicas intensivas de la GPU como el trazado de rayos. Aumentar los ajustes puede conducir a sombras más suaves y precisas, pero en los títulos de ritmo rápido, dejar las sombras en nivel medio o bajo puede dar ganancias de FPS con un impacto poco visible.
  • Anti-aliasing. Las técnicas de AA suavizan los bordes irregulares o en "diente de sierra" de la geometría del juego, tomando muestras de los píxeles para adivinar el color de los píxeles vecinos, y luego rellenando los huecos. Reducir la frecuencia de muestreo (por ejemplo, de 4x a 2x) puede mejorar el rendimiento. Las formas de AA menos intensivas en la GPU (como FXAA en lugar de MSAA) también pueden aumentar los FPS.
  • Reflejos dinámicos. Estas pueden requerir que tu GPU renderice la misma escena dos veces (o una versión de la misma escena), lo que puede suponer un aumento significativo. En un shooter de ritmo rápido, es posible que no te detengas a admirar la acción reflejada en una ventana; prueba a sacrificar la calidad de los reflejos para ver si eso te reporta más fotogramas.
  • Oclusión ambiental. Esto mejora los puntos de contacto entre texturas, luces y sombras adyacentes. Es un buen detalle que puede querer probar para bajar (o apagar) antes de reducir la calidad de las propias texturas.
  • Iluminación volumétrica. Esto da profundidad a los haces de luz, de modo que los jugadores ven motas de polvo u otras partículas, como el humo, que se desplazan por ellos. Estos volúmenes de luz, a veces denominados "rayos de Dios", pueden tener un importante coste de rendimiento.
  • Movimientos desenfocados. Estos efectos simulan el funcionamiento de una cámara tradicional al difuminar objetos del fondo como ruedas de perspectiva del jugador. Aunque esto puede ayudar a disfrazar las frecuencias bajas de fotogramas, el efecto artificial a menudo tiene un pequeño impacto propio en el rendimiento.
  • Escala de renderizado. Por encima del 100%, esto hace que la pantalla parezca más nítida al renderizar a una resolución más alta, y luego la reduce a la resolución de tu pantalla. Por debajo del 100%, renderiza el juego a una resolución más baja y luego la vuelve a estirar para que coincida con la resolución de tu pantalla. Esto reducirá la claridad pero mejorará el rendimiento.

Detalles frente a rendimiento

Al actualizar el controlador o juego no ayuda a su frecuencia de fotogramas, por lo general se dejan los ajustes a mano. Cuando lo hagas, intenta bajar primero los tres grandes: sombras, reflejos e iluminación. A continuación, busque en línea hilos de ayuda que indiquen opciones críticas de rendimiento que son específicas para el juego que juega.

Si ve que está sacrificando demasiado en sus ajustes gráficos para alcanzar el objetivo de frecuencia de fotogramas, siempre hay otra opción: cambiar a un nuevo sistema con una GPU y una CPU más rápidas.

Una tarjeta gráfica más nueva puede ayudarte a renderizar rápidamente las escenas a mayor resolución, y una CPU mejor ayudará a tu sistema a gestionar los objetos en pantalla y los efectos de posprocesamiento. Si el hardware que tiene actualmente no es suficiente, considere la posibilidad de obtener un nuevo sistema construido para juegos serios.

Elegir un sistema con un procesador Intel® Core™ de 12ª generación significa un rendimiento superior en el mundo real mientras juegas, realizas varias tareas y creas contenido. Al incorporar dos tipos diferentes de núcleos de CPU, los potentes núcleos de rendimiento y los ágiles núcleos de eficiencia, el procesador puede adaptarse fácilmente a la tarea que se realice. Más información sobre las CPU de 12.ª generación aquí.