Cómo elegir la RAM para un ordenador para videojuegos

Este artículo te ofrece un resumen de lo que hace realmente la RAM, lo que necesitas saber sobre ella y cómo influye a la hora de jugar.1 2

La RAM (memoria de acceso aleatorio) es un componente esencial en un ordenador para videojuegos. Es importante saber cuánta RAM necesitas para jugar, ya que la falta de suficiente memoria puede producir cuellos de botella que se traducen en retrasos, tiempos de carga más largos y frecuencias de fotogramas entrecortadas.

También vale la pena tener en cuenta las capacidades de calidad y rendimiento de la RAM. Aunque posiblemente la RAM no influirá tanto en el rendimiento para videojuegos como lo hacen otros componentes, actualizar tu memoria puede aumentar los fotogramas por segundo, ayudar a estabilizar la frecuencia de fotogramas y mejorar la capacidad de respuesta del sistema.

¿Qué hace la RAM?

La RAM tiene la importante misión de almacenar datos. Sin embargo, a diferencia de un disco duro o un SSD (unidad de estado sólido) que almacena los datos de forma indefinida, la RAM se reinicia cada vez que el sistema se reinicia.

Los ordenadores necesitan acceso rápido a datos temporales para ejecutar programas y realizar tareas. Por ello, las aplicaciones leen y escriben datos en la RAM, lo que es varios órdenes de magnitud más rápido que acceder a los datos en un dispositivo de almacenamiento. Esto también se aplica a los videojuegos, ya que el sistema debe poder acceder rápidamente a los muchos activos de los que constan los videojuegos modernos.

Al adquirir RAM vas a encontrarte diversas especificaciones, incluyendo capacidad, velocidad, tipo de módulo, latencia, tiempos y voltaje. Centrémonos en las tres primeras, ya que son de crucial importancia al elegir la RAM para videojuegos.

  • Capacidad: la capacidad de la RAM moderna se mide en gigabytes (GB). Cuanto mayor sea la capacidad, más datos podrán almacenar en ella las aplicaciones. Esto permite que se ejecuten simultáneamente más aplicaciones, y también que aplicaciones exigentes como los videojuegos puedan almacenar mayor cantidad de datos temporales.
  • Velocidad: la velocidad de la RAM se mide en megahercios (MHz) o millones de ciclos por segundo. La RAM con índices de velocidad más altos tienen tasas de transferencia de datos más altas, lo que significa que pueden responder a las solicitudes de lectura y de escritura a un ritmo más rápido, mejorando el rendimiento.
  • Tipo de módulo: los ordenadores usan un tipo de RAM llamado SDRAM (memoria de acceso aleatorio síncrona y dinámica). La DRAM «síncrona» se sincroniza con la frecuencia del procesador. La SDRAM ha mejorado con el tiempo, ofreciendo ventajas como bajo consumo de energía, tasas de transferencia más rápidas y transmisión de datos más estable. El estándar actual para los ordenadores de hoy en día es la SDRAM DDR4.

Al comprar memoria es importante verificar que las especificaciones de la RAM son compatibles con tu sistema. Un tipo de memoria incorrecto no funcionará, y una RAM con especificaciones incorrectas para tu sistema funcionará por debajo de su rendimiento.

Para ayudarte a simplificar el proceso de selección, echemos un vistazo más detallado a cada factor.

Lo primero es lo primero: compatibilidad

Tipo de módulo

En primer lugar, el tipo de RAM que selecciones debe ser compatible con tu placa base y tu procesador. La RAM se presenta en barritas o módulos de memoria que encajan en las ranuras de memoria de la placa base. Una RAM incompatible con tu sistema funcionará mal o no encajará.

Las placas base de los ordenadores modernos son compatibles con RAM DDR4. La memoria DDR4 no es intercambiable con la memoria DDR3, la generación anterior de SDRAM, así que no debes confundirlas. Si ya tienes 8 GB de DDR3, por ejemplo, no puedes sustituirlos por 16 GB de DDR4.

Para determinar qué tipo de memoria necesitas, comprueba la documentación de tu sistema o de tu procesador, ejecuta una utilidad de análisis del sistema, o utiliza una herramienta de compatibilidad de memoria en línea.

Factor de forma

El factor de forma de la RAM, es decir, sus dimensiones físicas y el número de pines de la barrita de memoria, también tiene que ser compatible con tu sistema. Vas a encontrarte con las barritas más grandes o DIMM y las más pequeñas o SO-DIMM.3 Se trata de una determinación muy sencilla:

  • DIMM (módulo de memoria en línea dual): ordenadores de sobremesa
  • SO-DIMM (módulo de memoria en línea dual de silueta pequeña): portátiles, miniordenadores Intel® NUC y algunas placas base mini-ITX de factor de forma pequeño (SFF).

Siguientes consideraciones: especificaciones

Capacidad

Los ordenadores modernos admiten gran cantidad de RAM, así que no es probable que te enfrentes a limitaciones de la memoria a menos que estés actualizando un viejo ordenador de videojuegos, portátil o de sobremesa. Como referencia, Windows 10* Home admite hasta 128 GB de RAM, y los últimos procesadores Intel® Core™ i74 también admiten 128 GB de RAM. La cantidad de memoria que admite tu sistema debe venir indicado en la lista de especificaciones de memoria del procesador.

Además de eso, la cantidad de memoria que necesites dependerá de la forma en que piensas usar tu ordenador.

Para videojuegos querrás tener al menos 16 GB de RAM. A pesar de que se considera que 8 GB son la referencia para jugar a títulos de tipo AAA, las necesidades de RAM van aumentando. Red Dead Redemption 2, por ejemplo, recomienda 12 GB de RAM para un rendimiento óptimo, mientras que Half-Life: Alyx requiere 12 GB como mínimo. Con 16 GB tendrás un colchón suficiente para seguir jugando a nuevos lanzamientos en el futuro.

Si quieres hacer algo más que jugar, lo recomendable son 32 GB. Esto te dará la oportunidad de realizar transmisiones en directo, charlas de grupo en Discord y tener YouTube o Twitch abiertos en segundo plano.

Velocidad

Al elegir la RAM, busca el equilibrio adecuado entre capacidad y velocidad. 32 GB de memoria RAM lenta posiblemente no sean lo ideal, pero tampoco lo son 8 GB de RAM rápida.

La RAM DDR4 parte de velocidades en torno a los 1600 MHz, que según los estándares de hoy en día ya se consideran lentas. Los últimos procesadores pueden admitir velocidades de alrededor de 3000 MHz sin hacerles overclocking. (Por ejemplo, el procesador Intel® Core™ i9-10900X admite 2933 MHz de forma automática).

Para jugar, la RAM con velocidades altas presenta ventajas. Aunque no tendrá un efecto tan profundo como mejorar el procesador o la tarjeta gráfica, una RAM más rápida puede mejorar el rendimiento y las velocidades de fotogramas de un videojuego.

Las mejoras de rendimiento serán diferentes dependiendo del juego5. Algunos videojuegos experimentarán una mejora notable en la velocidad de fotogramas. Otros apenas se verán afectados. Además, el aumento de rendimiento variará dependiendo de la configuración del sistema. Vale la pena comprobar la media de fotogramas por segundo en los análisis de rendimiento para ver si mejorar la RAM tendrá impacto suficiente para que valga la pena.

Además de mejorar la tasa de fotogramas, una RAM más rápida puede mejorar los tiempos de fotograma, o la estabilidad de la tasa de fotogramas. Esto se representará en los análisis de rendimiento como los valores bajos 1 % y 0,1 %.

Aparte de las tasas de fotogramas, una RAM más rápida puede también mejorar otros aspectos del rendimiento de un juego, como por ejemplo tiempos de carga más cortos.

Si decides comprar una RAM más rápida, tendrás que tomar medidas para habilitar sus ajustes óptimos. De lo contrario, la RAM estará limitada por las especificaciones automáticas de memoria admitidas por tu procesador. La forma más fácil de hacer esto es con un perfil de Intel® Extreme Memory Profile (Intel® XMP).

La mayor parte de los módulos de memoria de alto rendimiento incluyen perfiles de Intel® XMP. Estos perfiles contienen ajustes predefinidos de memoria que ya se han probado y se certifica que son estables. Cuando en la BIOS de una placa base compatible se selecciona un perfil de Intel® XMP, se ajusta el voltaje, el tiempo y la frecuencia de la memoria, mejorando el rendimiento. Más información sobre cómo sacarle todo el partido a tu RAM, aquí.

Otras consideraciones

¿Qué cantidad de RAM?

La RAM suele comprarse en conjuntos de dos o cuatro módulos. Antes de comprar un kit, comprueba cuántas ranuras de memoria tiene tu placa base. Los ordenadores de sobremesa suelen tener cuatro ranuras. Los portátiles, incluyendo aquellos para videojuegos, suelen tener dos ranuras de RAM, lo que permite instalar dos módulos. Los ordenadores para entusiastas y las estaciones de trabajo suelen tener ocho o más ranuras, y el número de estas en configuraciones únicas como los NUC y los SFF varía.

Si estás pensando en mejorar la RAM de un portátil, asegúrate de que puedes acceder a la RAM y de que no está soldada a la placa base. La RAM de algunos portátiles no se diseñó para ser cambiada

Si lo que vas a hacer es mejorar un equipo de sobremesa, piensa en cuántos módulos de RAM quieres instalar. No tienes por qué ocupar las cuatro ranuras. Si instalas dos módulos de mayor capacidad dejarás dos ranuras vacías para poder aumentar la RAM en el futuro. Por ejemplo, 16 GB + 16 GB para instalar un total de 32 GB (con capacidad de aumentar a 64 GB) en vez de 8 GB + 8 GB + 8 GB + 8 GB.

Muchos ordenadores modernos tienen memoria de doble canal. Esto permite al sistema leer y escribir en dos módulos de memoria simultáneamente, aumentando el ancho de banda disponible. Para aprovechar la memoria de doble canal, los módulos se deben instalar en parejas.

En placas base con solo dos ranuras de memoria, el modo de doble canal suele venir habilitado automáticamente. Cuando se usan dos módulos en una placa base con cuatro ranuras, no obstante, la memoria debe instalarse en el mismo canal. A veces las ranuras adecuadas están una al lado de la otra. Otras veces van alternadas. En ocasiones, las ranuras llevan códigos de colores. En la documentación de tu placa base encontrarás instrucciones concretas.

Ten en cuenta también que para obtener un rendimiento ideal es importante que cada módulo de memoria tenga la misma velocidad, capacidad y tiempo que los demás. Si es posible, evita mezclar y emparejar módulos con especificaciones diferentes.

Estética y refrigeración

Los disipadores de calor de la memoria pueden hacer que tu configuración sea más atractiva. Sin embargo, son opcionales y suelen ser elementos puramente estéticos. Aunque la RAM genera calor como cualquier otro componente, no suele calentarse en exceso a menos que funcione a velocidades altas con mucha frecuencia. Si no entra en tus planes hacerle overclocking a la RAM puedes omitir los disipadores de calor de la memoria, pero asegúrate de todos modos de que la memoria está expuesta a un flujo de aire adecuado.

Los módulos de memoria con iluminación RGB pueden añadir un elemento de personalización y memorar el atractivo visual de tu sistema. Comprueba que los módulos RGB de memoria que elijas son compatibles con tu marca de placa base en concreto.

¿Qué es lo adecuado para ti?

En definitiva, la cantidad de RAM que necesitas para jugar dependerá de tu presupuesto y de tu caso de uso. Antes de hacer una compra, comprueba que las especificaciones de la RAM se ajustan a tus necesidades específicas.

Es importante equilibrar la RAM con el resto de los componentes de tu sistema,ya que todos desempeñan un papel a la hora de determinar el nivel de rendimiento general. Para obtener más información sobre cómo equilibrar los componentes de tu sistema, consulta nuestra guía para un ordenador equilibrado.

Información sobre productos y rendimiento

1

Las características y ventajas de las tecnologías Intel® dependen de la configuración del sistema y puede que requieran la activación de hardware, software o servicios. El rendimiento variará en función de la configuración del sistema. Ningún producto o componente es completamente seguro. Consulte con el vendedor o fabricante de su sistema o visite www.intel.es para obtener más información.

2Intel, el logotipo de Intel y Core son marcas comerciales de Intel Corporation o de sus filiales en los EE. UU. y/o en otros países. Otros nombres comerciales y marcas pueden ser reclamados como propiedad de terceros. © Intel Corporation