Cómo encontrar el PC de gaming adecuado para nuestro presupuesto

Tener un presupuesto modesto no implica que tengas que conformarte con una experiencia de juegos de PC que no da la talla. Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber para encontrar el PC de gaming económico ajustado a tus necesidades.

Una de las ventajas más atractivas de los juegos de PC es la flexibilidad ofrecida al elegir tu propio hardware. Lo que se traduce en una amplia gama de configuraciones del sistema, y la oportunidad de seleccionar uno ya montado y para su presupuesto, sea el que sea.

Con todas estas opciones, hay muchas elecciones excelentes para aquellos interesados en máquinas más básicas. Contar con un presupuesto bajo no te impedirá disfrutar del mundo de los videojuegos para PC; únicamente quiere decir que necesitas considerar tus opciones para encontrar exactamente lo que estás buscando.

Seamos claros: un PC barato será algo diferente para cada uno de nosotros. No hay un estándar universal de qué es un PC básico o económico, y sólo tú sabes exactamente lo que estás buscando. Dejemos algo claro: vamos a considerar un equipo “básico” a un PC que puede correr la mayoría de juegos con una resolución 1080p, y más o menos a 60 fotogramas por segundo. Se le puede considerar un nivel mínimo que te permite disfrutar de las ventajas que un PC de gaming puede ofrecer y, al mismo tiempo, ofrece flexibilidad para decir el hardware que quieres para conseguir esa meta.

Con eso en mente, aquí te presentamos cómo debemos pensar para encontrar el PC de gaming adecuado para nuestro presupuesto.

¿Cuánto quieres gastarte?

El primer paso en la elección de un sistema montado económico es determinar cuánto estás dispuesto a gastarte.

Piensa cuidadosamente en el límite máximo de tu presupuesto, y busca un poco entre PC de gaming ya montados dentro de ese rango de precios. Esto sería un buen comienzo para llegar a cumplir con tus expectativas de rendimiento. Utiliza herramientas como esta base de datos de análisis de desempeño de PC de gaming para determinar si estos sistemas son adecuados para jugar a los juegos a los que quieres jugar.

Ten en cuenta que una configuración de PC de gaming es mucho más que el sistema. También necesitarás una pantalla, un ratón y un teclado, y posiblemente un auricular para juegos multijugador, así que asegúrate de hacer hueco para esto en tu presupuesto. Si buscas un portátil, probablemente no necesitarás una pantalla adicional, pero un buen ratón todavía puede ser una buena inversión. Por supuesto, hay maneras de ahorrar dinero en estos periféricos, especialmente volviendo a dar uso a los antiguos. Una pantalla algo antigua puede ir a las mil maravillas en tu nuevo PC, siempre y cuando tenga las conexiones correctas. También ocurre lo mismo con los teclados y ratones antiguos. Siempre puedes actualizar estos periféricos más tarde.

Una vez que hayas decidido cuál va a ser tu presupuesto aproximado, es hora de centrarnos en tus necesidades de hardware.

Rendimiento y prioridades

Cuando se busca un modelo de 60 FPS, es vital considerar los juegos a los que quieres jugar, y qué tipo de rendimiento y características estás buscando. Haz un bosquejo del hardware que eliges para esas necesidades, y piensa en el mínimo que pedirías para estar contento. Esta estrategia se aplica tanto si estás buscando un PC de sobremesa ya montado o un portátil de gaming.

Al hacer compras para un presupuesto ya esquematizado, a menudo es mejor dar prioridad al rendimiento ya comprobado para juegos antes de gastar dinero en más prestaciones, como algo más de memoria o almacenamiento. Normalmente podrás actualizar los componentes como memoria RAM y almacenamiento más tarde, y hasta la tarjeta gráfica. Todo ello en función de la configuración de tu PC de sobremesa. Si las actualizaciones futuras son importantes para ti, lo tendrás que tener en mente al barajar tus opciones, ya que algunos ordenadores de sobremesa son más difíciles de actualizar que otros.

Estos son los componentes en los que querrás centrarte a la hora de elegir tu PC:

  • Unidad central de procesamiento (CPU) y unidad de procesamiento de gráficos (GPU). Estos son componentes importantes en lo que se refiere al rendimiento en el juego y aspectos como los detalles de gráficos, las resoluciones y las frecuencias de fotogramas. Da prioridad a estos siempre que sea posible.
  • Memoria RAM. 16 GB o más es lo ideal, pero 8 GB son generalmente buenos para la mayoría de los juegos. Con menos de 8 GB, puedes empezar a experimentar problemas de rendimiento. La memoria RAM se puede generalmente actualizar más tarde, aunque depende de la configuración del PC de sobremesa, y generalmente es más difícil hacer la actualización en equipos portátiles.
  • Almacenamiento. 500 GB o más es lo ideal, pero puedes apañarte con menos si no eres reacio a instalar y desinstalar juegos, o a implementar soluciones de almacenamiento externo. Una unidad de disco duro (HDD) funcionará bien, pero una unidad de estado sólido (SSD) se traducirá en tiempos de carga y velocidades de transferencia más rápidos, y en un rendimiento global del sistema más acelerado. El almacenamiento del PC de sobremesa suele ser bastante fácil de actualizar más tarde. Sin embargo, esto puede ser mucho más difícil en los portátiles.

Al considerar las opciones de hardware, sopesa qué es lo más importante para tu experiencia lúdica. ¿La frecuencia de fotogramas es una prioridad mayor que un tiempo de carga rápido? Si es así, da prioridad a una CPU o GPU mejores antes que a una SSD NVMe* 1 más rápida, y puede bastarte un SSD SATA, o incluso un disco duro HDD. Tal vez estás buscando hacer streaming de tu partida. Si así fuera, quizás quieras barajar la posibilidad de una CPU de gama superior con más memoria. La flexibilidad es importante, pero asegúrate de que consigues al final un sistema bien equilibrado. No quieras centrarte excesivamente en un solo componente a expensas de los demás.

Si has hecho ya el trabajo de investigación y todavía no encuentras nada para tu presupuesto con el rendimiento que buscas, no hay nada de malo en esperar para hacer tu compra. No quieras conformarte con un rendimiento con el que no estás contento, así que mantén ojo avizor para ofertas en sistemas ya montados en los que estás interesado hasta que encuentres el producto adecuado, o considera la posibilidad de montar tu propio PC.

Características adicionales

Una vez has seleccionado el núcleo del sistema, querrás sopesar todo lo que puedas necesitar (o deseas) para completar la instalación.

El monitor que vas a utilizar es también algo que hay que sopesar bien. Si el montaje ejecuta juegos a 1080p, ten eso en cuenta al seleccionar un monitor. Pudiera ser que no llegaras a aprovechar características como mayor resolución y frecuencia de refresco más alta hasta que no actualices el hardware en el futuro. Ese dinero podrías gastarlo mejor ahora en una CPU o tarjeta gráfica más potentes, en lugar de intentar garantizar que tu pantalla no se vaya a quedar anticuada pronto.

Como ocurre con los teclados y ratones, las soluciones de sonido también varían ampliamente en cuanto a precio, y van desde auriculares para amantes del buen sonido hasta auriculares estándar. Puede que ya tengas unos auriculares o altavoces que funcionan, y si no, puedes elegir entre una gran variedad en una amplia gama de precios.

Otra característica adicional a considerar es el aspecto del ordenador. Aunque la iluminación y las líneas dan un toque personal al sistema, no tiene esto relación alguna con el rendimiento del hardware de su interior y, a veces, pueden ser solo un gasto adicional. Si estás eligiendo entre dos equipos con el mismo hardware interno, pero uno tiene cristal templado y ventiladores RGB, entonces no te lo pienses. Elige la estética de alta calidad, pero ahora también podría ser una buena oportunidad para ahorrar.

En lo que a PC de gaming se refiere, lo que cuenta es el interior.

El adecuado a tus necesidades

Una vez que sepas qué puedes adquirir con tu presupuesto y cómo rinden las diversas configuraciones, descubrirás que hay un enorme número de PC económicos y de calidad ahí fuera. Con la flexibilidad ofrecida por las diferentes configuraciones de hardware y la enorme selección de fabricantes que ofrecen sistemas en todas las gamas de precios, nunca ha habido un mejor momento para actualizarte, sin importar el presupuesto que manejas.

Información sobre productos y rendimiento

1*Los nombres de otras marcas y nombres aquí mencionados son propiedad de terceros.