Características de la 11ª generación que necesitas conocer

Sigue leyendo para saber por qué las características de la 11ª generación, como la memoria más rápida, Adaptive Boost y Resizable BAR, te ayudarán a mejorar tu juego.1 2 3 4

Aspectos destacados:

  • Las características de la 11ª generación maximizan el potencial de juego de tu sistema.

  • La nueva arquitectura de los equipos de sobremesa funciona con mayor eficiencia que la generación anterior, lo que se traduce en un aumento del 19% del IPC5.

  • Las CPU Intel® Core™ de 11ª generación admiten memoria más rápida con opciones de overclocking para los expertos.

  • Aumenta la capacidad de trabajo de tu CPU con una tarjeta gráfica con Resizable BAR.

  • La compatibilidad del hardware con el códec AV1 prepara tu sistema para el futuro de la retransmisión de juegos.

author-image

Diseñado sobre la nueva arquitectura Cypress Core™, las CPU Intel® Core™ de 11ª generación aumentan el rendimiento del gaming y cotidiano con una variedad de mejoras de la plataforma. La última generación de procesadores mejora el rendimiento del gaming con estas adiciones:

  • Velocidades de reloj aumentadas que pueden mejorar los FPS.
  • Resizable BAR para mejorar el rendimiento de la GPU.
  • Herramientas de overclocking de memoria en tiempo real y de overclocking flexible.
  • Reproducción de vídeo mejorada para admitir nuevos formatos de retransmisión.
  • Compatibilidad con PCIe 4.0 para las nuevas tarjetas gráficas y SSD.

Hay toda una gama de nuevas características que descubrir al buscar la CPU Intel® Core™ de 11ª generación para tu configuración. Puede resultar abrumador leer sobre todas ellas al mismo tiempo, de modo que vamos a desglosar algunos de los aspectos más complejos.

¿Qué significa mejora del 19% de IPC?

Las CPU de sobremesa Intel® Core™ de 11ª generación cuentan con una ventaja del 19% de IPC6 sobre la generación anterior. ¿Pero qué significa eso?

Un salto en IPC significa que tu procesador trabaja de forma más inteligente, no más dura. Realiza más operaciones en cada ciclo de reloj, lo que se traduce en más FPS en gaming y rendimiento más fluido en aplicaciones. Aunque IPC puede no ser una medida conocida por todo el mundo, es otra forma de comprender por qué las CPU de 11ª generación sobresalen en gaming.

Las CPU modernas realizan miles de millones de ciclos por segundo. Los Intel® Core™ i9-11900K de 5.3GHz, por ejemplo, realizan 5.3 mil millones de ciclos cada segundo.

Durante cada ciclo, la CPU busca y ejecuta instrucciones, que son operaciones de bajo nivel, como aritmética. Cuanto más rápido se ejecutan estas instrucciones básicas, más rápido se ejecuta el programa.

IPC viene de "instrucciones por ciclo". Al medir la media de instrucciones por ciclo, se tiene una idea sobre el rendimiento de tu CPU.

Tanto la velocidad de reloj como el IPC son la clave para el máximo rendimiento en gaming y otro software. La velocidad de reloj te indica el número de ciclos, e IPC te indica cuántas tareas se ejecutan en cada ciclo.

¿De dónde viene la mejora del 19% de IPC? Mejoras en la nueva arquitectura Cypress Core en las CPU de equipos de sobremesa Intel® Core™ de 11ª generación, tanto en hardware como en software. Al ejecutar con precisión instrucciones de nivel de máquina a medida que se ejecutan los programas, los análisis de rendimiento de la CPU establecen que el Intel® Core™ i9-11900K supera al Intel® Core™ i9-10900K de 10ª generación en un 19%.

Si te has saltado unas pocas generaciones de CPU, vale la pena recordar que estos aumentos son acumulativos. En las pruebas, las propias CPU de sobremesa de la 10ª generación proporcionaron hasta un 30% más de FPS en PUBG en comparación con las de la 9ª generación, y hasta un 56% más de FPS en comparación con una CPU de sobremesa de hace cinco años6.

Todo esto significa que, si se pasa de una CPU de sobremesa de hace unos años, notarás un salto espectacular en la velocidad y la eficiencia que no se capta del todo en especificaciones como la velocidad de reloj.

¿Qué es Adaptive Boost?

Diferentes tecnologías de impulso ayudan a las CPU Intel® Core™ de 11ª generación a aumentar aún más sus frecuencias para un lograr un aumento de rendimiento adicional. Una de ellas, el impulso de todos los núcleos de la tecnología Intel® Adaptive Boost, es nuevo para la 11ª generación. Está disponible en el Intel® Core™ i9-11900K e Intel® Core™ i9-11900KF.

Las tecnologías de impulso trabajan en conjunto para hacer que tu CPU responda mejor a las diferentes cargas de trabajo. Por ejemplo, el Intel® Core™ i9-11900K utiliza tanto la tecnología Intel® Turbo Boost Max 3.0 como Intel® Thermal Velocity Boost para acelerar las velocidades de un único núcleo, lo cual está relacionado con los FPS en muchos juegos. Para la multitarea y las aplicaciones que escalan con muchos núcleos, Adaptive Boost ayuda a los núcleos 3 a 8 a superar su frecuencia turbo máxima anterior.

Para obtener más información sobre cada una de las diferentes tecnologías de impulso, consulta nuestra guía completa.

¿Qué es Resizable BAR?

Compatible con la 11ª Generación desde hace poco, Resizable BAR es una función de PCIe que puede proporcionar un aumento gratuito del rendimiento en el juego en algunos títulos. Cambia la forma en que tu CPU se relaciona con tu GPU, potencialmente desbloqueando un pequeño porcentaje de FPS. Lo consigue al permitir que tu CPU acceda a más datos a la vez.

Al jugar a un juego, tu CPU se comunica constantemente con la GPU para renderizar los entornos del juego. Sin Resizable BAR, tu CPU tiene un límite de acceso de 256MB de la memoria de tu GPU (VRAM) en muchas pequeñas transferencias. Como los materiales de los juegos han ido aumentando de tamaño, esto se ha convertido en un cuello de botella potencial.

Resizable BAR permite a tu CPU solicitar los materiales de cualquier tamaño en lugar de trabajar con los fragmentos de 256MB de la memoria de la GPU. Con Resizable BAR habilitado, tu CPU puede acceder al marco completo (los datos del siguiente frame aparecen en pantalla) y realizar múltiples solicitudes de inmediato. El impacto real en el rendimiento no siempre es espectacular, pero puede ser significativo.

En el peor caso posible, Resizable BAR tiene un efecto neutro o incluso negativo. Por eso se activa o desactiva automáticamente por los controladores de la GPU en función de los resultados de las pruebas. De este modo, no tienes que preocuparte de que se esté ejecutando en momentos en que no ayuda al rendimiento.

¿Qué es la compatibilidad con RAM DDR-3200?

La 11ª generación te ayuda a obtener más de tu memoria. Las placas base ahora admiten velocidades de RAM de hasta 3200MHz y ofrecen opciones de overclocking avanzadas para ayudarte a ajustar tu memoria.

Agregar más capacidad de RAM te ayuda a ejecutar más programas a la vez (o satisfacer los requisitos de juegos AAA que exigen mucha memoria). Actualizar a RAM más rápida, por otro lado, mejora la velocidad con la que tu CPU recupera los datos de memoria.

Pasar de una RAM de 2933MHz (que la 10ª generación admitía) a 3200MHz puede ofrecer un aumento de FPS en el juego, aunque varía según el juego, tu sistema y tus ajustes gráficos.

La 11ª generación también te ofrece un control más detallado sobre tu memoria. Además de ser compatible con el overclocking en las placas base Z590 de alta gama, también lo es con las placas H570 y B560. El overclocking de memoria en tiempo real te permite cambiar la frecuencia de RAM sobre la marcha, y los usuarios expertos ahora tienen la opción de cambiar entre los modelos de memoria Gear 1 y Gear 2.

Para un overclock fácil, puedes automatizar el proceso ejecutando Intel® Extreme Memory Profile (XMP). Para obtener más información, echa un vistazo a nuestra guía de overclocking.

La elección de una memoria RAM más rápida no tendrá el mismo impacto en el rendimiento que actualizar la GPU o la CPU. Pero si estás montando o comprando un sistema de alta gama, una RAM más rápida puede acelerar algunos videojuegos y garantizar que no tienes algún cuello de botella debido a la memoria.

¿Qué es PCIe 4.0?

La compatibilidad de PCIe 4.0 significa que estarás listo para la siguiente generación de GPU y SSD.

PCIe es el bus de expansión que se utiliza para conectar tarjetas gráficas, SSD NVMe, y periféricos como tarjetas de captura a tu placa base. Las CPU Intel® Core™ de 11ª generación son compatibles con PCIe 4.0, una versión que ofrece el doble de ancho de banda que 3.0.

La compatibilidad con PCIe 4.0 significa que estarás preparado para actualizar a la última SSD o GPU de 4ª generación cuando la tecnología madure. Las CPU Intel® Core™ de 11ª generación también ofrecen hasta 20 carriles PCIe, lo que proporciona una conexión más directa entre tu CPU, tu GPU y las SSD NVMe.

Para obtener más información sobre por qué PCIe 4.0 importa y cómo los carriles PCIe de la CPU diferirán de los carriles de chipset, lee nuestro artículo completo.

¿Qué es AV1?

La reproducción multimedia mejorada es otra de las señas de identidad de la 11ª generación. Al ser compatibles con los nuevos formatos de vídeo y con el vídeo HDR de alta tasa de bits, las CPU como el Intel® Core™ i7-11700K facilitan la visualización de contenidos envolventes y ricos en detalles y la creación de los mismos.

Para ofrecer una experiencia de visualización mejorada, las CPU Intel® Core™ de 11ª generación cuentan con soporte de hardware para decodificación HEVC de 12 bits y decodificación AV1 de 10 bits. El color de 12 bits y el de 10 bits son estándares diferentes para el HDR (alto rango dinámico), que permite obtener tonos vivos y niveles de negro profundos cuando se ve en un monitor HDR.

HEVC (oH.265) y AV1 son códecs de vídeo, o codificador/decodificador. Durante la codificación, los archivos de vídeo se reducen de forma inteligente mediante técnicas como la predicción de frames futuros. Cuando el archivo se reproduce, se revierte el proceso y se decodifica.

La decodificación por hardware para AV1 es una interesante adición a la plataforma de la 11ª generación. Las pruebas han demostrado que AV1 es bastante más eficiente que otros códecs de uso habitual como VP9. Dado que escala bien en resoluciones más altas, AV1 permite la retransmisión de vídeo 4K y 8K mientras utiliza menos ancho de banda.

De hecho, puedes ver el AV1 en funcionamiento en los vídeos de YouTube, donde la configuración de la cuenta te permite establecer que el sitio prefiera el AV1 sobre el VP9. También se ha probado en Netflix (en Android), y Twitch ha anunciado sus planes de incorporarlo en retransmisiones a 1440p y 144 fps.

La decodificación por hardware elimina uno de los obstáculos para la adopción generalizada del AV1: el impacto en el rendimiento de la decodificación por software. Aunque los navegadores modernos pueden reproducir vídeo AV1, su decodificación por software puede causar una gran utilización de la CPU en los ordenadores más antiguos, especialmente con vídeo en Ultra HD. En comparación, la decodificación por hardware ofrece una solución muy eficiente.

La compatibilidad con AV1 permite un futuro en el que podrás ver tus retransmisiones favoritas con más calidad que nunca, transmitir vídeo 8K con colores vivos y ver más detalles con un ancho de banda limitado.

¿Cómo afecta la 11ª generación al gaming?

En el buque insignia Intel® Core™ i9-11900K, que cuenta con una frecuencia máxima de 5.3 GHz, 8 núcleos y 16 hilos, se reúnen todas las características mencionadas anteriormente para mejorar tu experiencia gaming y de retransmisión.

  • Elevador IPC. En el interior, las mejoras en la arquitectura impulsan un aumento del IPC del 19%, lo que demuestra el salto de la CPU en eficiencia de procesamiento y capacidad de juego.
  • Tecnología Adaptive Boost Las tecnologías de impulso permiten que el procesador ejecute cargas de trabajo tanto de pocos hilos como de hilos múltiples, lo que acelera el rendimiento en los juegos que se escalan con todos los núcleos, así como en los que dependen principalmente de la velocidad de un solo núcleo.
  • Resizable BAR. Cuando esta característica está habilitada, proporciona a tu CPU más flexibilidad para acceder a la VRAM, lo que ofrece un impulso adicional a los FPS en algunos juegos.
  • Compatibilidad con RAM DDR-3200. Consigue más frames en algunos juegos6 y haz overclock para aumentar aún más el rendimiento.
  • Compatibilidad con AV1. La reproducción multimedia enriquecida permite a tu ordenador acceder a vídeos de mayor calidad utilizando menos ancho de banda, lo que te permite ver contenidos retransmitidos y gaming con mayor claridad en las principales plataformas.

La 11ª generación es más capaz y flexible que la generación anterior de procesadores. Pero es una actualización aún más potente si te has saltado una o dos generaciones y planeas aprovechar los últimos dispositivos PCIe 4.0 en el futuro cercano.

Información sobre productos y rendimiento

1La función Intel® Thermal Velocity Boost es oportuna a una temperatura de 70°C o inferior, y cuando se dispone de energía turbo. La ganancia de frecuencia y la duración dependen de la carga de trabajo (mejor para cargas de trabajo en ráfagas), las prestaciones del procesador individual y de la solución de refrigeración del procesador. Las frecuencias pueden reducirse con el tiempo, mientras que las cargas de trabajo pueden comenzar a la frecuencia máxima pero bajar a medida que aumente la temperatura del procesador
2

Los resultados de rendimiento se basan en pruebas realizadas en las fechas indicadas en las configuraciones y puede que no reflejen todas las actualizaciones de seguridad disponibles públicamente. Consulte la copia de seguridad para más información sobre la configuración. Ningún producto o componente es completamente seguro.

3

La alteración de la frecuencia o del voltaje de reloj puede anular cualquier garantía de producto y reducir la estabilidad, el rendimiento y la vida del procesador y de otros componentes. Verifique con los fabricantes de sistemas y componentes para más detalles.

4

Intel no controla ni audita los datos de terceros. Para evaluar la exactitud, debería consultar otras fuentes. Sus costes y resultados pueden variar.

5Los resultados se han estimado o simulado sobre la base de análisis internos de Intel® y se proporcionan únicamente con fines informativos. Cualquier diferencia en la configuración y en el diseño del hardware o del software del sistema puede afectar al rendimiento real. Todas las fechas y planes están sujetos a cambios sin previo aviso. Para obtener información más completa sobre los resultados del análisis de rendimiento, visita intel.com/benchmarks. Los resultados de rendimiento se basan en pruebas realizadas en la fecha indicada en las configuraciones y es posible que no reflejen todas las actualizaciones disponibles.
6Ver copia de seguridad para las cargas de trabajo y las configuraciones. Los resultados pueden variar.