Cómo montar un ordenador para videojuegos

Montar tu propio ordenador impulsará tu experiencia de videojuegos y te permitirá actualizar componentes en cualquier momento.

Descubre si montar un ordenador personalizado es adecuado para ti en esta exploración del hardware clave que maximiza tu rendimiento en los videojuegos.

Es probable que si llegaste hasta aquí, estés buscando ascender y conquistar el mundo con tu propio equipo personalizado para videojuegos. O quizás estés buscando un mejor rendimiento para dominar realmente a tus competidores. O tal vez estés intentando determinar si montar un ordenador para videojuegos es lo que más te conviene.

Sin embargo, realmente no importa cuál de estas opciones es la mejor porque nunca ha sido tan fácil montar tu propio ordenador. Invertir en un ordenador para videojuegos personalizado (montado nada menos que por ti mismo) es el inicio de una relación a largo plazo que cambiará a medida que cambien tus necesidades y requisitos. Nunca antes hubo tantas opciones interesantes para configurar tu equipo y equiparlo con ostentosos toques personales.

Aun así, montar un ordenador no es algo que esté exento de riesgos para tu bolsillo o tu paciencia. Comprobar la compatibilidad entre los componentes y el hardware es fundamental, así que tómate tu tiempo en el proceso de selección y durante la instalación. Las garantías de los componentes de los ordenadores varían, así que asegúrate de estar preparado para montar tu nuevo ordenador de un modo seguro, para ello, todos los fabricantes ofrecen directrices y recursos relacionados con la compatibilidad en sus sitios web.

Decide cuál será el hardware de tu ordenador para videojuegos
Componentes como los procesadores, las tarjetas gráficas, la memoria, las placas base y los discos duros de estado sólido (SSD) están disponibles fácilmente y son muy accesibles para los usuarios, ya que ofrecen una instalación y una configuración de software sencillas. Tienes innumerables recursos a tu disposición, desde jugadores que realizan tutoriales en vídeo hasta guías detalladas en texto ofrecidas por los principales sitios de tecnología. Incluso, ¡puede que haya demasiada información! Cuando investigues, asegúrate de ver o leer algo reciente, de los últimos tres años. El hardware y los periféricos mejoran continuamente.

Estos son los componentes de hardware habituales que necesitarás para montar un ordenador para videojuegos.

  • CPU/Procesador
  • Placa base.
  • Memoria (RAM).
  • Acelerador de la memoria Intel® Optane™ (opcional)
  • Unidad de procesamiento gráfico (GPU), es decir, tarjeta gráfica.
  • Almacenamiento: SSD y/o HDD
  • Unidad de alimentación (PSU).
  • Refrigeración del sistema: Refrigeración de la CPU y flujo de aire del chasis
  • Carcasa.
  • Periféricos para videojuegos (teclados, ratones, auriculares).
  • Monitor de ordenador 

Presupuesto y actualización de tu ordenador para videojuegos
La potencia, el aspecto y el rendimiento de tu ordenador para videojuegos dependen principalmente de tu preferencia personal. En realidad, tu presupuesto debería ser lo primero a tener en cuenta dado que será lo que guíe todas las decisiones que tomes. Puede que montar un equipo personalizado no cueste menos que comprar un ordenador en una tienda, pero puedes ahorrar dinero comprando el hardware en ofertas o sitios web de minoristas. Otra ventaja es el hecho de que puedes decidir de qué fabricante son las piezas de tu sistema. Además, evitarás los costes de montaje, ya que asumirás esa tarea tú mismo. Afortunadamente, existe una amplia variedad de excelentes productos en el mercado entre los que elegir. Así que si tu presupuesto es ajustado, siempre podrás actualizar algunos componentes más adelante.

No olvides las ventajas de actualizarte a una CPU, GPU u otro hardware de mayor rendimiento para mejorar las prestaciones de tu ordenador para videojuegos. Si lo haces, es probable que cuentes con un sistema con margen de ampliación para el futuro. De este modo, cuando salga un videojuego nuevo y exigente, tu ordenador estará preparado.

Componentes
Echemos un vistazo rápidamente al objetivo de cada elemento de hardware y cómo encontrar el mejor para tus necesidades de videojuegos. Investiga tanto como puedas para tener al menos una idea de algunos de los productos que debes buscar. Puede que otros jugadores hayan comentado sobre sus componentes favoritos en Internet o incluso que hayan subido un vídeo a YouTube. ¡Investigar con anticipación te vendrá bien a largo plazo!

Como mínimo, deberás asegurarte de que tu hardware es compatible y funciona bien todo conjunto. Una búsqueda rápida en Internet o en el sitio web del fabricante te servirá.

Unidad central de procesamiento (CPU)
Comencemos con el cerebro del sistema: la CPU. Se escucha mucho hablar sobre velocidades de reloj, número de núcleos, megahercios y gigahercios. Todo esto está relacionado con la CPU. Las velocidades de reloj más elevadas permiten al procesador realizar más cálculos en un tiempo determinado. La mayoría de las CPU actuales cuentan con varios núcleos. Cuanto más núcleos, más tareas puede realizar al mismo tiempo. A esto lo llamamos megatarea y es lo que te permite jugar, hacer streaming y grabar a la vez.

Placa base.
Si el procesador es el cerebro, la placa base podría compararse con el sistema nervioso. La CPU ofrece indicaciones y, a continuación, la placa base se comunica con todos los otros componentes fundamentales del ordenador para videojuegos (tarjetas gráficas, memoria, discos duros, unidades ópticas e incluso tecnologías inalámbricas) para garantizar que se realizan las tareas de la CPU.

La selección del procesador y la placa base debe hacerse al mismo tiempo debido a que existen requisitos de compatibilidad.

Intel tiene una herramienta excelente que puedes utilizar: Herramienta para compatibilidad Intel® para equipos de sobremesa. Sigue estos sencillos pasos para encontrar el procesador Intel® que tienes (o el que te interesa) y una lista de placas base compatibles.

Los gráficos.
Existen dos tipos de gráficos: integrados e independientes (también conocidos como "dedicados"). Los gráficos integrados han mejorado a lo largo de los años, como los gráficos Intel® Iris® Plus. Recientemente, Intel ha colaborado con el grupo AMD® Radeon™ y ha desarrollado la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i5/i7 con los gráficos Radeon™ RX Vega M. Este tipo de solución integrada proporciona un rendimiento como el de los gráficos independientes para:

  • Ver películas en HD/4K.
  • Editar fotografías y vídeos.
  • Disfrutar de frecuencias de fotogramas elevadas al jugar a los videojuegos populares actuales.

En comparación, los "gráficos independientes" (tarjetas gráficas PCIe* adicionales de Nvidia o AMD) son indispensables para cualquier jugador serio de videojuegos exigentes de alto nivel y las soluciones de realidad virtual de gama alta. Una tarjeta gráfica incluye una unidad de procesamiento de gráficos incorporada (GPU) que convierte las señales de vídeo y realiza cálculos complejos para transformar datos binarios en los gráficos renderizados que ves en los videojuegos.

Cuando busques una GPU, una buena medida de su rendimiento es la velocidad de fotogramas. La velocidad de fotogramas te dice con qué velocidad se actualiza una imagen en la pantalla para producir movimiento y desplazamiento, así como la calidad de los gráficos en general. La velocidad de fotogramas se mide en fotogramas por segundo (FPS). Cuantos más fotogramas por segundo, mejor será la experiencia de los videojuegos. Habitualmente, cualquier medida inferior a 60 fps decepcionará a un jugador entusiasta; considéralo como la referencia para los jugadores. Por otra parte, con 90 fps uniformes y estables estarás listo para jugar con realidad virtual.

Existen decenas, si no cientos, de reseñas técnicas de ordenadores y sitios web con análisis de rendimiento para que veas qué hay disponible. Consulta algunos para comparar productos basándote en los FPS u otras mediciones para los videojuegos/aplicaciones que más te importen a TI. Ten presente que las tarjetas gráficas y las GPU deben funcionar con otros elementos de hardware, entre ellos la placa base, la fuente de alimentación (PSU), la memoria y la CPU. Compruébalo siempre para asegurarte de elegir una tarjeta gráfica que puedas instalar en tu placa base.

Memoria/RAM
La memoria RAM, o memoria de acceso aleatorio, ayudará a tu ordenador para videojuegos a acceder a los archivos rápidamente y ejecutar múltiples instrucciones al mismo tiempo sin demoras. Debes asegurarte de que tu sistema cuenta con la cantidad suficiente de RAM para cualquier programa que necesite acceder. Si tienes un presupuesto limitado, la memoria Intel® Optane™ es un fantástico complemento para cualquier sistema con un HDD. ¡Es una excelente forma de acelerar tu sistema! Aunque 8 GB de RAM servirán, los entusiastas de los videojuegos montarán hasta 16 GB de RAM o más en sus equipos. Los sistemas soportan normalmente hasta 64 GB de RAM, dependiendo de la configuración de la placa base. ¡La plataforma X299 de Intel soporta hasta 128 GB!

Sistema operativo (SO)
Cuando montes tu propio ordenador para videojuegos, tendrás que elegir el sistema operativo. Piensa qué programas y aplicaciones vas a utilizar (además de los videojuegos) y asegúrate de elegir un SO que funcione bien con todo. Las opciones de SO más populares son Windows* 10, Linux* y Mac* OS, pero también existen otras posibilidades.

Almacenamiento: disco duro de estado sólido (SSD) o disco duro (HDD)
Tu próxima decisión es: ¿SSD, HDD o ambos? Muchos creen que un ordenador para videojuegos de alto rendimiento exige un SSD para unos tiempos de carga superveloces y una capacidad de respuesta casi instantánea.

Los SSD modernos tienen dos protocolos: SATA o Non-Volatile Memory Express* (NVMe*). SATA es un protocolo más antiguo con un rendimiento sólido, mientras que NVMe es más nuevo y utiliza carriles PCI Express* para conseguir un mayor ancho de banda. NVMe también tiene una latencia más baja que SATA, por lo que responde más rápido. El 900p, el mejor SSD NVMe de Intel, puede leer secuencialmente hasta 2500 MB/s, mientras que los SSD SATA solo llegan a los 560 MB/s.

Una configuración común es combinar lo mejor de ambos mundos y utilizar un SSD de menor capacidad junto con un disco duro. Obtendrás tiempos de carga rápidos, rentabilidad y capacidad de almacenamiento. Para seleccionar el modelo o los modelos adecuados, asegúrate de comprobar cuánto almacenamiento necesitarás para los videojuegos a los que quieres jugar y piensa cuántas otras cosas (videojuegos, archivos, música, vídeos) podrías almacenar aquí también.

Unidad de alimentación (PSU)
¡Los jugadores veteranos te dirán que no subestimes la importancia de la fuente de alimentación! No es buena idea intentar ahorrar dinero en este área. La calidad de la PSU es importante. Investiga y asegúrate de que la PSU que has seleccionado pueda gestionar la carga de tus otros componentes. ¡Comprar componentes a una marca de confianza con una garantía fantástica los mantendrá seguros!

refrigeración
Cualquier ordenador de alta gama o equipo para videojuegos generará mucho calor. Algunas CPU vienen con ventiladores y disipadores térmicos preconfigurados, pero puede que otras no los incluyan. Si es el caso, deberás adquirir una solución de refrigeración de otro fabricante. Por norma general, las tarjetas gráficas vienen con ventiladores ya incorporados para disipar parte del calor. Además, las carcasas de los ordenadores suelen venir con ventiladores de entrada y salida de aire ya instalados. Esto suele ser suficiente para un ordenador normal, pero si te interesa hacer overclocking a la CPU y jugar a un nivel mucho más alto, necesitarás un sistema de refrigeración.

Hay dos opciones principales: aire o líquido. Normalmente, un sistema de refrigeración por aire es más económico y fácil para que un novato lo incorpore a su ordenador, mientras que los sistemas de refrigeración por líquido son más caros, pero ofrecen mejores resultados. Aunque puede que no sean fáciles de instalar. Por otra parte, piensa cuánto espacio tienes en la carcasa para ventiladores o tubos. Una vez más, la selección de la CPU guiará gran parte de estas decisiones.

Carcasa.
Elegir una carcasa también es una decisión importante, ya que el mercado ofrece una amplia variedad de estilos, tamaños y configuraciones para que de verdad puedas personalizar tu equipo. Si haces una inversión importante en la carcasa, te debería durar para varios montajes o actualizaciones.

Hay muchas cosas que debes tener en cuenta al elegir la carcasa. Primero, piensa en los componentes: ¿cabrán todos en la carcasa? ¿Habrá espacio adicional para más unidades o actualizaciones? ¿Quieres incluir un sistema de refrigeración o ventiladores adicionales?

¿Y qué pasa con los cables? ¿Y el acceso a las unidades? Tendrás que tener en cuenta estas cosas al seleccionar la carcasa para tu próximo ordenador y determinar si es compatible con tu placa base.

Periféricos para videojuegos
La preferencia personal es el principal factor a tener en cuenta a la hora de adquirir periféricos. Por este motivo, recomendamos visitar las tiendas de minoristas de tu zona para probar la comodidad de diferentes modelos antes de tomar una decisión. Los periféricos para videojuegos incluyen características como teclas/botones adicionales, personalización de software e incluso iluminación trasera en colores.

Resumiendo
Una vez que hayas reunido todos los componentes para tu ordenador para videojuegos, llega el momento de instalarlos. De ti depende cómo instalar estos elementos y en qué orden. Si dedicaste suficiente tiempo a investigar con antelación tus componentes y su compatibilidad, debería ser sencillo montar tu ordenador para videojuegos. Tómate tu tiempo, sigue siempre las instrucciones del fabricante, ten cuidado porque fluirá electricidad real y disfruta el proceso.

Esto es lo que puedes esperar

A continuación se muestra una tabla para comparar un sistema con un procesador de hace 3 años y nuestra actual 8ª generación de procesadores Intel® Core™ con otro hardware casi idéntico.

Rendimiento Configuración completa

• Videojuegos hasta un 64 % más fluidos1 2 con una plataforma equipada con la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i7+ para equipos de sobremesa en comparación con un ordenador de hace 3 años.

• Rendimiento de megatarea hasta un 54 % mejor1 3 con una plataforma equipada con la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i7+ para equipos de sobremesa en comparación con un ordenador de hace 3 años.

• Hasta 137 FPS1 3 al hacer streaming y grabar con una plataforma equipada con la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i7+ para equipos de sobremesa.

Sistema 1:
Procesador Intel® Core™ i7+ 8700K, PL1 = 95 W de TDP, 6N/12H, Turbo hasta 4,7 GHz, placa base: ASUS Prime Z370A, gráficos: NVIDIA GTX 1080Ti, memoria: 2 x 4 GB de DDR4, almacenamiento: Western Digital WD1003F2EX de 1 TB a 7200 RPM + memoria Intel® Optane™ de 32 GB, SO: Windows* 10 RS3 compilación 1709, BIOS versión 609 con MCU 0x84

Sistema 2:
Procesador Intel® Core™ i7-4790K, PL1 = 88 W de TDP, 4N/8H, Turbo hasta 4,4 GHz, placa base: H97M Plus, gráficos: NVIDIA GTX 1080Ti, memoria: 2 x 4 GB de DDR3-1600, almacenamiento: Western Digital WD1003F2EX de 1 TB a 7200 RPM, SO: Windows* 10 RS3 compilación 1709, BIOS versión 2603 con MCU 0x24

Productos y tecnologías

Descubre más sobre las tecnologías Intel® que ofrecen experiencias de videojuegos fantásticas.

Procesadores Intel® Core™ sin bloqueo para equipos de sobremesa

Elige un procesador Intel® Core™ sin bloqueo para hacer overclocking de la CPU y descubre lo rápido que puede llegar a ir tu ordenador.

Más información

Discos duros de estado sólido Intel® SSD

Intel® Optane™ y la serie 750 de las unidades de estado sólido (SSD) ofrecen un alto rendimiento de nivel de estación de trabajo y una resistencia líder del sector al sistema de videojuegos. Los gráficos de alta resolución se cargan a mayor velocidad, los detalles se representan con mayor claridad y los juegos se ejecutan con mayor fluidez.

Más información

Tecnología Intel® Optane™

La tecnología Intel® Optane™ es una nueva clase de memoria no volátil de gama alta que te proporciona acceso rápido a grandes conjuntos de datos y oportunidades perfectas para experiencias de videojuegos extraordinarias.

Más información

Información sobre productos y rendimiento

1

Los resultados del análisis de rendimiento anteriormente presentados puede que tengan que ser revisados a medida que se realizan pruebas adicionales. Los resultados dependen de las cargas de trabajo y las configuraciones de las plataformas específicas utilizadas en las pruebas, y puede que no se apliquen a las cargas de trabajo, los sistemas informáticos o los componentes de un usuario determinado. Los resultados no son necesariamente representativos de otros análisis de rendimiento, por lo que otros resultados pueden mostrar un mayor o un menor impacto en función de las medidas paliativas. 

2

El software y las cargas de trabajo utilizadas en las pruebas de rendimiento han sido optimizados para el rendimiento solamente en microprocesadores Intel®. Las pruebas de rendimiento, como SYSmark* y MobileMark*, se han medido utilizando sistemas, componentes, software, operaciones y funciones informáticas específicas.  Cualquier cambio realizado en cualquiera de estos factores puede hacer que los resultados varíen. Es conveniente consultar otras fuentes de información y pruebas de rendimiento que le ayudarán a evaluar a fondo sus posibles compras, incluyendo el rendimiento de un producto concreto en combinación con otros. Para obtener información más completa sobre los resultados del análisis de rendimiento, visita http://www.intel.es/benchmarks.

Según las mediciones realizadas por cargas de trabajo FPS de videojuegos en las que se comparan la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i7+ 8700K (módulo de memoria Intel® Optane™ de 32 GB) con Intel® Core™ i7-4790K (solo disco duro).

3

El software y las cargas de trabajo utilizadas en las pruebas de rendimiento han sido optimizados para el rendimiento solamente en microprocesadores Intel®. Las pruebas de rendimiento, como SYSmark* y MobileMark*, se han medido utilizando sistemas, componentes, software, operaciones y funciones informáticas específicas.  Cualquier cambio realizado en cualquiera de estos factores puede hacer que los resultados varíen. Es conveniente consultar otras fuentes de información y pruebas de rendimiento que le ayudarán a evaluar a fondo sus posibles compras, incluyendo el rendimiento de un producto concreto en combinación con otros. Para obtener información más completa sobre los resultados del análisis de rendimiento, visita http://www.intel.es/benchmarks.

Según las mediciones realizadas por cargas de trabajo de megatarea en las que se comparan la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i7+ 8700K (módulo de memoria Intel® Optane™ de 32 GB) con Intel® Core™ i7-4790K (solo disco duro).