Fintech ha muerto. ¡Larga vida a Fintech!

Mike Blalock de Intel nos habla de lo que llega al mundo financiero en 2020.

Ya no deberíamos considerar la Fintech como una entidad independiente.

Por Libby Plummer, escritora tecnológica

La tecnología ha impulsado enormemente la industria de servicios financieros durante varios años, tanto que los directivos del sector de Intel consideran que el término «Fintech» ya está obsoleto. Hablando en el evento Sibos 2019 de este año, Mike Blalock, Director General de Servicios para la Industria Financiera de Intel, dijo: «Ya hemos dejado eso atrás. Los principales bancos se están transformando en empresas tecnológicas, así que nos encontramos ante un panorama totalmente diferente; en lo que a mí respecta, Fintech ya no importa».

No es de extrañar que la tecnología fuera el foco del debate en el mayor evento financiero del mundo, que este año se celebró en Londres. Siempre es un barómetro útil de lo que está por venir, y una cosa que está claro es que la tecnología financiera se está volviendo cada vez más ubícua en el mundo bancario.

Blalock sigue: «Ya no deberíamos considerar la Fintech como una entidad independiente. Es una fuente de innovación y hemos empezado a llamarla tecnología financiera: la fusión de finanzas y tecnología. El desafío es que los bancos proporcionen un nivel de infraestructura adecuado que pueda apoyar las capacidades que se están desarrollando en el espacio tecnológico».

Los bancos sitúan al cliente en el centro de sus estrategias y esto seguirá siendo así en los próximos años. Parcialmente alimentadas por la Banca Abierta, las expectativas de los consumidores están aumentando, junto con su adopción de nuevas tecnologías, y los bancos deben poder ofrecer servicios de próxima generación para evitar que estos clientes con conocimientos técnicos se cambien a organizaciones rivales. Además de apoyar segmentos más establecidos de su base de clientes, los bancos tendrán que centrarse en nuevos públicos, particularmente los de la generación Z, que han crecido como nativos digitales.

«El desafío será encontrar nuevas formas de interactuar con los clientes y determinar los mejores canales con los que acercarse a ellos», dijo Blalock. «Nuevas tecnologías, desde la inteligencia artificial (IA), las redes 5G y los coches autónomos a la realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR), ayudarán a los bancos a ofrecer nuevas experiencias y servicios financieros a los usuarios».

Además de la oportunidad B2C, los bancos también deben considerar nuevas innovaciones y formas de interactuar con otras organizaciones financieras a las que venden sus servicios. A medida que más empresas, como Apple*, empiezan a entrar en el mundo de los servicios financieros y los bancos se convierten en empresas tecnológicas, las líneas entre estas organizaciones se difuminan. Esto implica que los bancos tienen mucha más competencia y si no ofrecen las experiencias que los clientes quieren, buscarán otras alternativas.

Para poder utilizar la tecnología y los datos para ofrecer una nueva era de servicios, los bancos deben contar con una infraestructura informática robusta y moderna. Muchas organizaciones financieras están migrando sus datos a la nube. Como un espectro, en lugar de como un único lugar, la nube ofrece a las empresas la capacidad de utilizar la configuración que mejor les conviene, ya sea en sus instalaciones o fuera de ellas, públicas o privadas. Aunque es posible que muchas empresas quieran mantener la mayoría de sus datos en sus instalaciones para poder explotarlos en un entorno controlado, es posible que también quieran trasladar ciertas cargas de trabajo a una nube pública.

La nube es una parte importante de la arquitectura de datos que permite a las empresas FSI utilizar análisis e IA para ofrecer la próxima generación de servicios. Intel ayuda a sus clientes en esta transformación digital basada en datos con una variedad de tecnologías, incluyendo sus procesadores Intel® Xeon® y la memoria persistente Intel® Optane™ DC.

Los conjuntos de datos en el mundo financiero siguen creciendo de forma espectacular y los bancos deben poder procesar en tiempo real estas cantidades de datos cada vez mayores. La memoria persistente Intel® Optane™ DC puede ayudar con eso. Desvertebrando por completo toda jerarquía de almacenamiento en memoria, esta tecnología revolucionaria permite la computación centrada en la memoria que puede ayudar a las empresas a domesticar el aluvión de información y a hacer cosas que no podían hacer en tiempo real con espacios de memoria grandes y persistentes.

«El cambio a la digitalización y los datos ofrece oportunidades y desafíos increíbles a los bancos de todas partes en este mundo hiperconectado», dijo Blalock. «En Intel aspiramos a ser un asesor y socio tecnológico de confianza en la experiencia de nuestros clientes. Ofrecemos tecnología de próxima generación a través de nuestros partners que acelera la transformación informática y empresarial, permitiéndole aprovechar los datos de nuevas maneras para crear más valor y ofrecer una mejor experiencia al cliente».

*Otros nombres comerciales y marcas pueden ser reclamados como propiedad de terceros

Para obtener más información:
¿Está preparado para liberar la potencia de los datos con la tecnología de memoria Intel® Optane™?
Cómo los análisis federales pueden ayudar a los bancos a compartir sus datos de forma segura
¿Desea saber más sobre las principales tendencias de IA derivadas de Innovate Finance 2019?