Tras la primera línea: ayuda para proteger a nuestros heroicos sanitarios

La tecnología Intel® es compatible con Medical Informatics Corp. La plataforma (MIC) Sickbay expande rápidamente la capacidad de las UCI, ayuda a proteger a los proveedores de atención sanitaria y ofrece acceso remoto a datos generales.

Los hospitales pueden ofrecer tratamiento de alta calidad, atender a más pacientes y ayudar a reducir ya el riesgo de exponer al personal a la COVID-19, al tiempo que se eleva el estándar de la atención sanitaria para el futuro.

La Dra. Emma Fauss y el Dr. Craig Rusin trabajaron durante una década para solucionar un problema urgente: ¿cómo se puede reducir el riesgo en unidades de cuidado intensivo? Sabían que la tecnología podía salvar vidas.

El reto era que las UCI son entornos de atención sanitaria extremadamente complejos. Aunque en las camas de hospital se recopilan cantidades enormes de datos, actualmente se depositan en dispositivos de supervisión, como monitores cardíacos y ventiladores de una combinación de proveedores diferentes.

Sin embargo, llegó el gran avance. Desde que fundaron Medical Informatics Corp. (MIC) en 2010, Fauss y Rusin desarrollaron una plataforma de software aprobada por la FDA, SickbayTM, para recopilar datos de pacientes en todo el equipo de las UCI y distintos proveedores para permitir la supervisión remota flexible a escala. Puede aplicar análisis específicos de pacientes para aumentar la toma de decisiones y ayudar a los equipos de atención sanitaria a intervenir más rápidamente. Con el brote de la pandemia de la COVID-19, la necesidad de distanciamiento clínico no ha sido nunca mayor. Los hospitales sometidos a más presión están usando Sickbay para proteger a los equipos de atención sanitaria y escalar las camas y el personal de cuidados intensivos a medida que se enfrentan a condiciones similares a un combate.

Aumente la atención sanitaria y la capacidad

El incremento del número de pacientes está llevando las UCI a su límite, obligando a los hospitales a aumentar su capacidad. Una vez instalado, Sickbay los ayuda a adaptarse, ofreciendo la base para transformar cualquier cama de cuidados intensivos en una cama de UCI supervisada en cuestión de minutos. Frente a los recortes de personal, los hospitales pueden reforzar la capacidad del personal concediendo a los proveedores acceso remoto a los datos desde cualquier ordenador, tableta o teléfono para supervisar hasta 100 pacientes en una sola pantalla entre unidades, instalaciones y fabricantes de dispositivos.

Una vez que las camas de UCI están conectadas al sistema, Sickbay admite decisiones de atención sanitaria basadas en pruebas proporcionando el historial del paciente durante toda su estancia. Esto significa que los proveedores tienen acceso a datos que necesitan para realizar intervenciones más rápidas, ayudar a evitar la intubación y mejorar la gestión de los pacientes con ventilación. Mientras combaten la COVID-19, en el Hospital Metodista de Houston ya han ampliado el uso de la plataforma Sickbay para preparar sus UCI. Muchos otros hospitales, como el de la Universidad de Alabama en Birmingham, también se encuentran en el proceso de ampliación.

La urgencia del distanciamiento clínico

Tenemos que proteger a aquellos a los que vitoreamos como héroes. Dado que la COVID-19 es una enfermedad muy contagiosa, los trabajadores sanitarios que están expuestos directamente a los pacientes están sometidos a un alto riesgo: es hasta tres veces más probable que sean infectados por el virus que la población general.2

El distanciamiento clínico puede ayudar a proteger al personal. Al utilizar software que se ejecuta en una arquitectura Intel® abierta, la plataforma Sickbay conecta a los proveedores con los pacientes según su especialidad, lo que les permite proporcionar atención sanitaria remota cuando más la necesitan. La supervisión mediante software ayuda a los trabajadores sanitarios a limitar la exposición al virus, ya que pueden visualizar los datos de monitores y ventiladores desde cualquier dispositivo con acceso a la web, lo que hace que sea posible verlos desde la seguridad de una sala de conferencias, una oficina, el hogar o un área en cuarentena.

Los médicos jubilados, los nuevos graduados y los proveedores de atención sanitaria remota en otras regiones pueden usar Sickbay para echar una mano de forma remota.

Cómo aprovechar al máximo los recursos escasos

Los hospitales con mayor tensión pueden recabar más ayuda con Sickbay. La American Medical Association estima que aproximadamente 10 000 médicos jubilados podrían volver a la actividad cada año3, y tanto el Departamento de asuntos relativos a los veteranos como el Departamento de defensa han empezado a configurar bases de datos de personal médico jubilado que desea ayudar. Estos médicos, los nuevos graduados y los proveedores de atención sanitaria remota en otras regiones podrían usar Sickbay para echar una mano de forma remota, aprovechando al máximo el talento infrautilizado en áreas que no se han visto gravemente afectadas por el virus.

Dado que los suministros de equipo de protección individual (EPI) son limitados, los hospitales que utilizan Sickbay también pueden reducir el uso de valiosos suministros hospitalarios, pero sin comprometer la calidad de la atención.

Preparación frente a la siguiente pandemia

La COVID-19 ha demostrado hasta qué punto dependemos de los hospitales y los trabajadores de atención sanitaria. También se ha subrayado la rapidez con la que pueden adaptarse en épocas de necesidad. Como parte de la respuesta de Intel a la pandemia con 50 millones de USD, Intel y MIC lanzan el programa «Scale to Serve» para ayudar a 100 hospitales a instalar rápidamente la plataforma Sickbay, financiando el proceso de implementación y renunciando a los primeros 90 días de los costes de suscripción. Los hospitales aptos pueden evitar varios meses de trabajo de adquisición de material y prepararse rápidamente: una vez que los hospitales deciden adoptar la plataforma, esta puede implementarse en solo una semana para ayudar a combatir la COVID-19.

Sickbay presta servicio a los pacientes y a los trabajadores que los protegen para ayudarnos a superar la crisis actual. Sin embargo, también será la base de un nuevo estándar de atención sanitaria en el futuro, al capacitar a los hospitales para que estén preparados cuando surja la siguiente pandemia o desastre.

Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo puede ayudar la plataforma Sickbay de MIC aprobada por la FDA. Si le gustaría ver si está cualificado para participar en el programa «Scale to Serve», rellene ahora el formulario de solicitud en línea.

Avisos legales y descargos de responsabilidad

Intel no ejerce control ni inspección algunos sobre los datos de terceros. Para evaluar la exactitud, debería consultar otras fuentes.

© Intel Corporation. Intel, el logotipo Intel y otras marcas Intel son marcas comerciales de Intel Corporation o de sus filiales. *Otros nombres comerciales y marcas pueden ser reclamados como propiedad de terceros.