El camino hacia el éxito de la nube híbrida

Pasarse a un modelo de nube híbrida aporta grandes ventajas en términos de ahorro de costes, mayor agilidad y mejores experiencias de los clientes. Sin embargo, también presenta sus desafíos, por lo que es esencial crear una estrategia meditada.

Consejos para pasarse a una nube híbrida

  • Dé prioridad a las necesidades de latencia y rendimiento de las aplicaciones críticas para su empresa.

  • Asegúrese de que las políticas de seguridad y las obligaciones normativas se cumplen en todo momento.

  • Mantenga sus datos lo más cerca posible de la aplicación.

  • Determine qué es en lo que usted destaca y cuál es su ventaja competitiva, así mismo, considere almacenar los datos de misión crítica en un entorno privado.

  • Compruebe que sus diversos entornos de la nube y aplicaciones se integran entre sí de un modo fluido.

BUILT IN - ARTICLE INTRO SECOND COMPONENT

Independientemente de la industria en la que trabaje, es esencial poder impulsar la agilidad empresarial y acelerar el tiempo de llegada al mercado en un entorno competitivo. El departamento de TI desempeña un papel cada vez más importante a la hora de ayudarle a cumplir estos objetivos, por lo que el 98 % de los líderes de TI1 cree que el departamento de TI es esencial o muy importante para la estrategia empresarial. Sin embargo, los sistemas de TI tradicionales no se diseñaron teniendo en cuenta los casos prácticos de las cargas de trabajo flexibles de la actualidad. Las infraestructuras rígidas y los sistemas antiguos y complejos pueden frustrar las ambiciones de sus innovadores desarrolladores y expertos en TI, lo que al final puede obstaculizar el crecimiento empresarial. Por este motivo, es importante pensar dónde deben ejecutarse sus cargas de trabajo y qué modelo de implementación le ofrecerá la agilidad que desea.

Para muchas organizaciones, la solución es la nube híbrida. Las posibles ventajas de esta opción incluyen la optimización de los costes y el aumento de la escalabilidad y la agilidad empresarial, así como la oportunidad de traer del exterior la experiencia y los conocimientos de sus proveedores de servicios de la nube.

Hoy resumiremos las cuatro consideraciones más comunes al elegir dónde colocar sus aplicaciones en un entorno híbrido.

Consideración 1: Los requisitos exigentes de rendimiento y latencia

Aunque un rendimiento sólido y una baja latencia son deseables para prácticamente todas las aplicaciones, los clientes de Intel informan2 de que son especialmente importantes para:

• Las soluciones que deben estar cerca de la ubicación de un usuario final (por ejemplo, las transacciones de venta directa en las que el usuario final puede encontrarse en una parte del mundo y los datos a los que acceden en otra).

• Las transacciones exigentes con los recursos con requisitos informáticos, de memoria y de E/S elevados.

• Las aplicaciones con acuerdos de nivel de servicio (SLA) estrictos en cuanto a los tiempos de respuesta.

Si sus aplicaciones y bases de datos deben responder a las peticiones de los clientes en un tiempo determinado o requieren una disponibilidad o una redundancia muy elevada, considere adoptar la nube híbrida, en la que conserva los sitios de los datos principales en las instalaciones y coloca los datos secundarios en la nube pública. Este modelo permitiría al departamento de TI controlar y predecir los requisitos futuros de rendimiento y de la red de un modo más sencillo, además de proporcionarle la alta disponibilidad y la recuperación de desastres necesarias para la continuidad empresarial.

Cuando utilice las nubes públicas para cargas de trabajo de rendimiento exigente, consulte las políticas de su proveedor de servicios de la nube (CSP) y los costes relacionados con la informática, la memoria, el almacenamiento de datos y la migración. Independientemente de si elije utilizar una nube privada, pública o una mezcla de ambas para alojar sus cargas de trabajo de alto rendimiento y baja latencia, elegir el hardware adecuado para estas aplicaciones es otra consideración muy importante. Es esencial ejecutar estas exigentes cargas de trabajo en un hardware moderno para garantizar que consigue el rendimiento y la flexibilidad necesarios para impulsar el éxito empresarial actual y los planes de crecimiento del futuro.

Consideración 2: Las preocupaciones sobre la seguridad y las normativas

Hoy en día, una organización típica es responsable de una gran cantidad de datos importantes que aumentan rápidamente. Es imperativo protegerlos, tanto para la reputación de la empresa como para garantizar el cumplimiento de diferentes y complejas normativas de la industria. En la actualidad, las empresas utilizan una media de cuatro nubes públicas o privadas diferentes3 como parte de su entorno de TI, por lo que es importante garantizar que sus requisitos de seguridad y obligaciones se cumplen en todo momento.

Mientras piensa en qué tipo de entorno de la nube funcionará mejor para cada una de sus cargas de trabajo, asegúrese de identificar las herramientas, los procesos y los controles que necesitará, por ejemplo, para codificar los datos tanto en tránsito como en reposo. Puede que desee ampliar las políticas y las herramientas existentes en un entorno de la nube pública o privada en las instalaciones a cualquier instalación de la nube pública. En este caso, su equipo de TI debe poder gestionarlo, ya que es posible que se muevan más cargas de trabajo desde y hacia entornos de la nube pública en el futuro.

Además, es esencial garantizar que sus servicios de la nube ofrecen las herramientas maduras que requieren sus líderes empresariales y las políticas de seguridad de su organización. Por ejemplo, algunas normativas requieren una federación basada en estándares de identidades y cuentas, por lo que es importante garantizar que el acceso a las aplicaciones sigue siendo sencillo para los usuarios, al mismo tiempo que se garantiza el cumplimiento de las políticas y las normativas.

Tenga en cuenta que no todas las herramientas funcionarán en todos los entornos, por lo que cuando pase sus cargas de trabajo a la nube pública, debe preguntar sobre las tecnologías, los protocolos y los procesos que rigen sus propias prestaciones de seguridad. Y, aunque es importante comprender las prestaciones y la estrategia de seguridad de su CSP, recuerde también que la responsabilidad final de la seguridad de su nube híbrida recae sobre usted. Es posible que los datos estén repartidos en diferentes nubes y procedan de diferentes fuentes y puntos finales, por lo que su propio equipo de TI tendrá la mejor visibilidad de este entorno dispar y debe garantizar que cuenta con medidas de seguridad fluidas en todas partes.

Consideración 3: Los grandes volúmenes de datos y el almacenamiento

A medida que aumentan los volúmenes de datos, es importante que todas sus aplicaciones (independientemente de dónde se encuentren) puedan acceder a los datos que necesitan de un modo rápido y seguro. Las organizaciones deben garantizar que los datos adecuados se encuentran en el lugar adecuado y que las aplicaciones o servicios que necesitan el acceso más rápido cuentan con los tiempos de respuesta más rápidos por parte de su almacenamiento. A medida que la informática en el extremo se vuelve más frecuente, el problema del almacenamiento de datos y la gestión del volumen es cada vez más prioritario.

Comience evaluando sus cargas de trabajo para identificar las que son más exigentes con los datos y las que lo son menos. Las aplicaciones que generan un gran volumen de datos son adecuadas para entornos de la nube privada, en los que tiene un mayor control sobre sus datos y cómo se accede a los mismos.

Sin embargo, cuando existen razones empresariales para elegir una solución de la nube pública para aplicaciones que generan un gran volumen de datos, debe asegurarse de que su CSP puede proporcionar un servicio que se amplía con su empresa en el tiempo y que comprende los costes relacionados con aportar más o menos de lo necesario a su entorno. Otro aspecto que debe considerar a la hora de seleccionar un proveedor de la nube es los costes relacionados con la movilidad y la migración de los datos. Para las cargas de trabajo que requieren más datos o que los datos deben ser muy móviles, hable de los costes relacionados con su CSP.

Para las aplicaciones exigentes con los datos que contienen datos sensibles al tiempo (por ejemplo, los que deben entregarse a la velocidad del rayo para respaldar aplicaciones de misión crítica o de cara a los clientes), asegúrese de que se encuentran en el almacenamiento más rápido con la conectividad de red más veloz. Lo ideal sería que también estuvieran físicamente próximos al lugar donde se van a utilizar, con el fin de minimizar la latencia. Considere invertir en tecnologías de almacenamiento rápido como NVMe* flash, que permiten transferencias de datos más rápidas en comparación con los discos duros tradicionales4, y por lo tanto ofrecen una baja latencia. Además, tenga en cuenta que estas consideraciones son importantes independientemente del entorno de la nube que elija para alojar la aplicación, ya sea en una nube pública o privada. Las tecnologías de almacenamiento y red veloces son necesarias para proporcionar rápidamente grandes cantidades de datos a los usuarios finales.

Consideración 4: La integración multinube

Conseguir que todos sus sistemas, aplicaciones y recursos de almacenamiento se comuniquen entre ellos puede ser todo un desafío. En los entornos de la nube híbrida, el gran número de integraciones necesarias aumenta la complejidad y los costes, por lo que para evitar los costes inesperados o los riesgos debe definir un plan holístico que incluya el panorama completo de aplicaciones desde el principio.

Nunca es buena idea ejecutar diversas nubes que no puedan comunicarse entre ellas, por lo que establecer una comunicación fluida en su nube híbrida es la prioridad número uno. Para que la nube híbrida tenga éxito, es esencial contar con las ventajas de ser lo suficientemente flexible para adaptarse a las cambiantes demandas, configurando nuevo hardware y servicios con el mínimo rediseño o alteración.

Contar con un única pantalla de interfaz de gestión para todas sus cargas de trabajo es algo fundamental, ya que ofrece un mayor control de las políticas, una mayor automatización y la capacidad de iniciar sesión y gestionar la información de un modo más sencillo con un único acceso de inicio de sesión más fluido. Por suerte, debido a que las soluciones para la nube híbrida han madurado con el paso de los años, hoy en día existen muchas opciones de software de terceros y de propietario en el mercado. Utilizar un coordinador de la nube híbrida reduce el coste de configurar y gestionar estos complejos entornos que abarcan múltiples nubes. Herramientas como las plataformas de gestión en la nube y los marcos de trabajo de automatización son esenciales para permitir que esto ocurra.

Sin embargo, lo que no todo el mundo tiene en cuenta es que la infraestructura subyacente de su instancia de la nube también es crítica para conseguir la portabilidad de la nube. Por ejemplo, basarse en una arquitectura Intel® común le proporciona más flexibilidad, debido a que los ISV líderes de la industria han optimizado su software para el hardware Intel, como VMware vSphere vMotion*, que le permite pasar toda una máquina virtual en funcionamiento de un servidor físico a otro, una característica importante al gestionar una operación multinube.

Además, al basar todas sus nubes en una arquitectura Intel® común, solo se necesita volver a realizar validaciones o pruebas mínimas a medida que amplía sus cargas de trabajo, lo que le proporciona la tranquilidad de que puede llevar fácilmente las aplicaciones existentes a cualquier nube pública basada en tecnología Intel.

Una solución para todas sus cargas de trabajo: La nube híbrida

Implementar cualquier solución de la nube híbrida conlleva elegir dónde debe ir cada carga de trabajo. Los factores más influyentes en cada decisión deben ser las necesidades de la empresa y lo que hay disponible en el ecosistema. Cuando se trata de consideraciones tecnológicas, algunas de las reglas generales, como se explicó anteriormente, son que las cargas de trabajo con necesidades de rendimiento y latencia importantes, requisitos de seguridad e integración con aplicaciones antiguas suelen ser adecuadas para la nube privada. Las nubes públicas proporcionan ventajas enormes para crear y escalar cargas de trabajo informáticamente exigentes y variables, manteniendo la continuidad empresarial y proporcionando un entorno de desarrollo para explorar las cargas de trabajo emergentes como la inteligencia artificial.

Para comprender más detalladamente qué cargas de trabajo funcionarán mejor en qué tipo de nube para su organización, puede utilizar el modelo de afinidad para la colocación de las cargas de trabajo Intel®.5

Cada entorno de la nube híbrida es diferente, por lo que cada uno tendrá su propia combinación de prioridades y oportunidades. Considerando estas cuatro áreas adecuadamente, puede garantizar que está en el camino hacia el éxito de la nube híbrida.

Para obtener más información, vea este vídeo sobre los mitos y las falsas creencias de la nube híbrida.