Afrontando los desafíos de latencia y seguridad con análisis de la nube

En un vistazo

  • Las empresas necesitan una estrategia de la nube híbrida que equilibre y optimice la infraestructura en las instalaciones y en la nube.

  • Un modelo híbrido puede ofrecer una consistencia mayor, una seguridad mejor y más agilidad que otra nube privada o pública por sí sola.

  • Resulta fundamental actualizar la infraestructura a CPU de alto rendimiento y con estándares de la industria así como a tecnologías innovadoras adyacentes que soporten cargas de trabajo altamente paralelas.

BUILT IN - ARTICLE INTRO SECOND COMPONENT

Según un nuevo informe de Forrester,los análisis avanzados son una gran prioridad para la mayoría de las organizaciones, el 90 % de los encuestados consideraron que las tecnologías de análisis eran al menos “bastante importantes” para impulsar las prioridades empresariales.1 Estas tecnologías pueden tomar varias formas. La encuesta reveló que entre las áreas de interés se incluían las tecnologías del Internet de las cosas (IoT), los análisis predictivos, la inteligencia artificial y el software de automatización.

Parece natural asumir que la mayoría de las cargas de trabajo de análisis se llevarían a cabo en las propias instalaciones debido a cuestiones de seguridad y latencia. Sin embargo, según las investigaciones de Forrester, mientras que ciertas bases de datos, cargas de trabajo y aplicaciones son más adecuadas para la infraestructura de las instalaciones tradicionales, muchas cargas de trabajo de análisis nuevas se están trasladando a la nube. Las empresas no tienen que elegir entre una nube privada o pública, ya que una estrategia de la nube híbrida puede equilibrar y optimizar la nube y la infraestructura de las instalaciones. Especialmente con los avances recientes en inteligencia empresarial (BI) y herramientas de seguridad, la nube híbrida se convierte en un componente integral de un programa de análisis eficiente.

Lo mejor de dos mundos

Las tres prestaciones principales de infraestructura de análisis y de datos que las organizaciones buscan mejorar, según Forrester, son el rendimiento, la seguridad y los costes. La nube ofrece las tres y, además, se puede escalar rápidamente de un modo en el que la infraestructura de las instalaciones tradicionales no lo consigue. Por otra parte, mantener las aplicaciones y los datos críticos en las instalaciones tiene más sentido, en algunos casos. Por ejemplo, los requisitos normativos y gubernamentales pueden prevenir a una empresa de que transfiera sus datos fuera de las instalaciones.

La capacidad para descargar de modo inteligente cargas de trabajo en la infraestructura óptima y trasladarlas con fluidez desde nubes privadas a públicas y al revés es la belleza de una estrategia de la nube híbrida holística. Durante los últimos años, el objetivo más habitual de los responsables de la toma de decisiones de los análisis ha sido incrementar el uso de servicios del big data basados en la nube.2 La nube ofrece recursos escalables para gestionar cantidades de datos y cargas de trabajo de análisis cada vez mayores y, además, es lo suficientemente flexible para mantener el ritmo de las necesidades empresariales en cambio constante.

La nueva tecnología convierte los análisis de la nube híbrida en una realidad

Estas tres prioridades principales anteriormente mencionadas (rendimiento, seguridad y costes) se encuentran en el centro de las innovadoras tecnologías Intel®. Intel está desarrollando herramientas potentes que soportan la integración perfecta entre la nube privada y pública y permite a las aplicaciones de análisis basadas en la nube acceder a bases de datos en las instalaciones con una latencia extremadamente baja.

Por su naturaleza, las aplicaciones de análisis avanzados implican operaciones matemáticas de matrices altamente paralelas. Dichas aplicaciones, como los algoritmos de aprendizaje profundo, no son prácticas si no se ejecutan en CPU de alto rendimiento y estándares de la industria que soportan este tipo de operaciones. Los potentes procesadores escalables Intel® Xeon®, combinados con los discos duros de estado sólido (SSD) Intel® Optane™ y los productos de conectividad de alta velocidad y gama alta de Intel pueden mejorar las velocidades de transferencia de los datos, el caché de los datos y la velocidad de computación. Las características de seguridad que van desde el silicio hasta el extremo y las rápidas prestaciones de codificación en cualquier lugar abordan cuestiones de seguridad. Además, se están desarrollando nuevas herramientas de inteligencia empresarial que ofrecen sólidas prestaciones de integración y funcionalidad híbridas.

Las demandas de la infraestructura de TI seguirán aumentando a medida que haya más flujos de datos hacia los dispositivos de TI y hacia otros recursos. Todos esos datos deben almacenarse y analizarse, normalmente casi en tiempo real. Mientras más tenga que esperar un científico de datos para obtener resultados, más tiempo tardará en tomar decisiones sobre los mismos. Los recursos de red, almacenamiento e informáticos rápidos y abundantes proporcionados por una nube híbrida permiten que los análisis avanzados sean más rápidos y ayudan a las organizaciones a ir por delante de sus competidores digitales.

Para saber más sobre cómo las empresas con visión de futuro están utilizando la nube híbrida para obtener una mayor consistencia, una mejor seguridad y más agilidad de la que ofrece cualquier nube pública o privada por sí sola, lea el informe, “Alcance sus objetivos de análisis con la nube híbrida”.

Información sobre productos y rendimiento

1

“Reach Your Analytics Goals with Hybrid Cloud”, un estudio encargado realizado por Forrester Consulting en nombre de Intel, noviembre de 2018 https://plan.seek.intel.com/2018_Reaching-Analytics-Goals_REG. Todas las estadísticas posteriores de este artículo provienen del mismo estudio, salvo que se indique lo contrario.

2

“Move Your Big Data into the Public Cloud”, Forrester Research, Inc., 20 de junio de 2017.