Desmitificando la tecnología de ordenador: RAM o procesador

¿Cuál es más importante para las tareas de su empresa?

En cualquier empresa, el tiempo es dinero. Pero, ¿sabe cuánto puede costarle realmente un ordenador lento a su pequeña empresa1?

Todo el tiempo extra que hace falta para que un ordenador antiguo (uno de más de cinco años) arranque, cargue páginas web y ejecute programas tendrá un impacto en su resultado final. Un estudio encargado por Intel demostró que los ordenadores antiguos y lentos hacían que los empleados produjeran hasta un 29 %2, lo que suponía que un empleado podría costar hasta 17 000 dólares en productividad perdida por cada ordenador antiguo en el lugar de trabajo3. El mismo estudio también calculó que esperar a que un ordenador antiguo arrancara cada mañana, suponía hasta 11 horas de productividad perdida al año4.

Y no solo eso, sino que los ordenadores antiguos frustran a los empleados, lo que supone que su inversión en hardware sea más un problema para retener a los empleados que un problema tecnológico. Por estos motivos, suele ser una inversión inteligente gastar un poco de dinero extra en componentes más potentes para que sus ordenadores puedan procesar más datos, ejecutar más programas exigentes en datos y mantener más pestañas de navegador abiertas.

Décadas de compras informáticas han llevado a muchas personas a creer que más RAM es la solución definitiva para mejorar el rendimiento del ordenador. Aunque no cabe duda de que la RAM es importante, no es la única solución para obtener un mejor rendimiento, o ni siquiera el adecuado, dependiendo de sus necesidades.

Qué hace la RAM… y qué no

RAM significa memoria de acceso aleatorio y se utiliza como espacio de almacenamiento de memoria a corto plazo para que el ordenador sitúe ahí los datos con los que está trabajando en el momento, de modo que sea más fácil acceder a ellos. Mientras más RAM tenga un ordenador, más datos podrá gestionar en un momento determinado. Pensemos en la RAM como en un espacio de trabajo: es más fácil trabajar en un banco de trabajo gigante que en una mesita de té.

Aunque contar con más RAM es bueno, hay límites para beneficiarse de añadir más RAM. Una restricción es física, su placa base solo puede albergar una determinada cantidad de RAM, por lo que si está actualizando un ordenador antiguo que está acercándose a su capacidad máxima de RAM, puede que ya no le quede demasiado espacio para ampliar. Otra restricción critica es la capacidad de proceso. Toda la memoria a corto plazo del mundo no hará más fáciles las vidas de sus empleados si no cuenta con la capacidad de proceso necesaria para beneficiarse de ella.

El poder del procesador

El procesador, también conocido como CPU, proporciona las instrucciones y la capacidad de proceso que el ordenador necesita para hacer su trabajo. Mientras más potente y moderno sea su procesador, más rápidamente podrá completar el ordenador sus tareas.

Al disponer de un procesador más potente, usted puede ayudar a que su ordenador piense y trabaje más rápido. Puede que eso sea suficiente para optimizar la potencia de la RAM que ya tiene y le ayude a maximizar su inversión en cualquier nueva RAM que añada. Si contar con más RAM es como tener un banco de trabajo más grande, un procesador más rápido será como si un amigo le ayuda a hacer su trabajo.

Equilibrio en todo

Pero no es una cuestión de tener que elegir entre tener más RAM o una CPU más rápida, ya que una es tan importante como la otra y, además, son dependientes y complementarias entre sí, así como con las prestaciones de rendimiento de su placa base, disco duro y otros componentes del ordenador.

Más información sobre otros componentes para ordenador ›

Un modo de obtener lo mejor de los dos mundos es unir los nuevos procesadores Intel® Core™ de 8ª generación con la memoria Intel® Optane™. Esta tecnología de memoria inteligente complementa a la RAM estándar a la vez que ayuda a mejorar la memoria del disco duro a largo plazo para obtener una capacidad de respuesta del sistema asombrosa si se compara con tan solo añadir RAM adicional. Sus empleados podrán hacer muchas de sus tareas informáticas más rápida y eficientemente.

Según las pruebas de los análisis de rendimiento5, los ordenadores equipados con la memoria Optane proporcionan más productividad de oficina en comparación con ordenadores de hace cinco años, incluyendo:

  • Hasta 2,5 veces más rapidez en gestión de tareas cotidianas6
  • Hasta un 66% más rapidez en rendimiento web7
  • Hasta 3,8 veces más rapidez en carga de archivos multimedia8

Si necesita mejorar el modo en el que trabajan sus empleados, un ordenador equipado con la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ con la memoria Intel® Optane™ es la respuesta que ha estado buscando al viejo debate “RAM o procesador”.

Temas relacionados

Elegir los ordenadores y portátiles adecuados

A la hora de elegir los dispositivos que mejor se adapten a su pequeña empresa, debería hacerse estas tres preguntas para asegurarse de que los ordenadores que va a adquirir son los adecuados.

Aprenda a priorizar

¿Necesita una actualización tecnológica?

La productividad y los resultados económicos pueden verse afectados por factores como la lentitud de arranque de los ordenadores por la mañana, los bloqueos, los robos de datos y las tecnologías que, simplemente, no están a la altura.

Consulte los costes ocultos

¿Está el hardware de su ordenador mermando su rentabilidad?

Cuando se trata de la rentabilidad de su empresa, tratar de exprimir cada segundo de vida del equipo no es siempre la estrategia más inteligente. Aunque utilizar ordenadores viejos hasta que se caigan a trozos puede parecer una manera inteligente de ahorrar, podría costarle dinero, productividad y clientes a largo plazo.

Más información

Información sobre productos y rendimiento

1

Las situaciones de reducción de los costes descritas están pensadas como ejemplos de cómo un producto Intel®, en las circunstancias y configuraciones especificadas, puede afectar a los costes futuros y ofrecer ahorros en costes. Las circunstancias variarán. Intel no garantiza ningún coste ni reducción de los costes.

2

"La productividad de los empleados baja hasta un 29 % si se utilizan ordenadores de más de cinco años de antigüedad", según una encuesta basada en la web de 2018, solicitada por Intel y realizada por J. Gold Associates, LLC., de 3297 participantes procedentes de pequeñas empresas en 16 países (Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, México, Arabia Saudí, Sudáfrica, España, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, EE.UU.), con el fin de evaluar los desafíos y los costes asociados a la implementación de ordenadores antiguos. Esta estadística se basa en la deficiencia de productividad estimada de los encuestados atribuida al uso de ordenadores de hace cinco años multiplicada por la cantidad media de tiempo estimada que los encuestados pasaron en sus ordenadores. Para consultar estas estadísticas y el informe completo, visite https://www.intel.es/content/www/es/es/business/small-business/sme-pc-study.html.

3

"Cada uno de sus ordenadores de más cinco años podría costarle hasta 17 000 dólares al año", según una encuesta de 2018 basada en la web, solicitada por Intel y realizada por J. Gold Associates, LLC., de 3297 participantes procedentes de pequeñas empresas en 16 países (Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, México, Arabia Saudí, Sudáfrica, España, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, EE.UU.), con el fin de evaluar los desafíos y los costes asociados a la implementación de ordenadores antiguos. Según la estimación de los participantes, la productividad de los empleados sería hasta un 29 % inferior si utilizaran equipos de más de cinco años de antigüedad. Es decir, asumiendo un salario medio de 60 000 dólares (unos 52 000 euros), el coste de las pérdidas de productividad asciende a 17 000 dólares (unos 15 000 euros). Para consultar estas estadísticas y el informe completo, visite https://www.intel.es/content/www/es/es/business/small-business/sme-pc-study.html.

4

"Los empleados pierden hasta 11 horas al año esperando a que su ordenador arranque", según una encuesta basada en la web de 2018, solicitada por Intel y realizada por J. Gold Associates, LLC., de 3297 participantes procedentes de pequeñas empresas en 16 países (Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, México, Arabia Saudí, Sudáfrica, España, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, EE.UU.), con el fin de evaluar los desafíos y los costes asociados a la implementación de ordenadores antiguos. Es decir, asumiendo que se produce un arranque al día y utilizando un tiempo medio de arranque calculado a partir del punto medio del tiempo que los encuestados calculan que tardan en arrancar un ordenador de más de cinco años, se estima que los empleados pasan hasta 11 horas al año iniciando un ordenador de cinco años de antigüedad (4,07 minutos x 5 días a la semana x 52 semanas al año, dividido entre 60 (para calcularlo en horas) x  frecuencia de uso de 0,67: 4,07 x 5 x 52 / 60 x 0,67= 11,8). Para consultar estas estadísticas y el informe completo, visite https://www.intel.es/content/www/es/es/business/small-business/sme-pc-study.html.

5

Según mediciones realizadas con el subresultado de capacidad de respuesta de SYSmark* 2014 SE, en las que se compara la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i5 8400 (con módulo de memoria Intel® Optane™ de 16 GB) con los procesadores Intel® Core™ i5-3330 (solo con disco duro). Según mediciones realizadas con carga de proyecto multimedia en las que se compara la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i5 8400 (con módulo de memoria Intel® Optane™ de 16 GB) con el procesador Intel® Core™ i5-3330 (solo con disco duro).

6

Los resultados de rendimiento se basan en pruebas realizadas el viernes, 2 de marzo de 2018 y es posible que no reflejen todas las actualizaciones de seguridad disponibles públicamente. Consulte la publicación de la configuración para obtener más información. Ningún producto es completamente seguro. El software y las cargas de trabajo utilizadas en las pruebas de rendimiento han sido optimizados para el rendimiento solamente en microprocesadores Intel®. Las pruebas de rendimiento, como SYSmark* y MobileMark*, se han medido utilizando sistemas, componentes, software, operaciones y funciones informáticas específicas.  Cualquier cambio realizado en cualquiera de estos factores puede hacer que los resultados varíen. Es conveniente consultar otras fuentes de información y pruebas de rendimiento que le ayudarán a evaluar a fondo sus posibles compras, incluyendo el rendimiento de un producto concreto en combinación con otros. Para obtener información más completa sobre los resultados del análisis de rendimiento, visita http://www.intel.es/benchmarks. Según mediciones realizadas con el subresultado de capacidad de respuesta de SYSmark* 2014 SE, en las que se compara la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i5 8400 (con módulo de memoria Intel® Optane™ de 16 GB) con los procesadores Intel® Core™ i5-3330 (solo con disco duro).

7

Los resultados de rendimiento se basan en pruebas realizadas el viernes, 2 de marzo de 2018 y es posible que no reflejen todas las actualizaciones de seguridad disponibles públicamente. Consulte la publicación de la configuración para obtener más información. Ningún producto es completamente seguro. El software y las cargas de trabajo utilizadas en las pruebas de rendimiento han sido optimizados para el rendimiento solamente en microprocesadores Intel®. Las pruebas de rendimiento, como SYSmark* y MobileMark*, se han medido utilizando sistemas, componentes, software, operaciones y funciones informáticas específicas.  Cualquier cambio realizado en cualquiera de estos factores puede hacer que los resultados varíen. Es conveniente consultar otras fuentes de información y pruebas de rendimiento que le ayudarán a evaluar a fondo sus posibles compras, incluyendo el rendimiento de un producto concreto en combinación con otros. Para obtener información más completa sobre los resultados del análisis de rendimiento, visita http://www.intel.es/benchmarks. Según mediciones de WebXPRT* 2015 en las que se compara la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i5 8400 (módulo de memoria Intel® Optane™ de 16 GB) con los procesadores Intel® Core™ i5-3330 (solo con disco duro).

8

Los resultados de rendimiento se basan en pruebas realizadas el viernes, 2 de marzo de 2018 y es posible que no reflejen todas las actualizaciones de seguridad disponibles públicamente. Consulte la publicación de la configuración para obtener más información. Ningún producto es completamente seguro. El software y las cargas de trabajo utilizadas en las pruebas de rendimiento han sido optimizados para el rendimiento solamente en microprocesadores Intel®. Las pruebas de rendimiento, como SYSmark* y MobileMark*, se han medido utilizando sistemas, componentes, software, operaciones y funciones informáticas específicas.  Cualquier cambio realizado en cualquiera de estos factores puede hacer que los resultados varíen. Es conveniente consultar otras fuentes de información y pruebas de rendimiento que le ayudarán a evaluar a fondo sus posibles compras, incluyendo el rendimiento de un producto concreto en combinación con otros. Para obtener información más completa sobre los resultados del análisis de rendimiento, visita http://www.intel.es/benchmarks. Según mediciones realizadas con carga de proyecto multimedia en las que se compara la 8ª generación de procesadores Intel® Core™ i5 8400 (con módulo de memoria Intel® Optane™ de 16 GB) y el procesador Intel® Core™ i5-3330 (solo con disco duro).