Infraestructura de escritorio virtual (VDI): espacios de trabajo centralizados y virtualizados a escala1 2

Descripción general de la VDI:

  • En una configuración VDI, un servidor central aloja numerosos entornos de sobremesa virtualizados a los que los usuarios finales se conectarán a través de ordenadores cliente en un LAN corporativo.

  • La VDI es ideal para situaciones en las que las empresas necesitan una mayor capacidad de gestión y control sobre una experiencia de escritorio para puntos finales altamente replicable.

  • La creciente necesidad de las fuerzas de trabajo de un acceso a distancia está haciendo que la VDI se centre en los dispositivos de cliente más ricos que pueden funcionar en la nube.

author-image

Por

¿Qué es la infraestructura de escritorio virtual (VDI)?

La VDI se refiere a la abstracción y el alojamiento de numerosas sesiones de escritorio virtualizadas en un servidor centralizado de back-end. Estos escritorios virtuales se hacen accesibles para los usuarios a través de finos puntos finales de cliente. (Los dispositivos de cliente finos suelen ser ordenadores rentables con hardware mínimo, diseñados para una o unas pocas funciones). La VDI tiene más de una década y es un método común para ofrecer un alto número de experiencias de punto final replicables para grandes fuerzas de trabajo. Las interrupciones globales como la COVID-19 ponen de manifiesto que las empresas deben estar listas para apoyar a su fuerza de trabajo a distancia a corto plazo, y muchos responsables de decisiones informáticas ahora consideran a la VDI como una posible solución para abstraer todo el escritorio o un conjunto de aplicaciones.

¿Cómo funciona la VDI?

En una configuración VDI, un servidor central alojará la totalidad del escritorio virtual, incluyendo el SO y las aplicaciones. El servidor utiliza una llamada de procedimiento remoto (RPC, por sus siglas en inglés), una serie de funciones que facilitan la comunicación hacia y desde los clientes finales. Los administradores de sistemas utilizan un orquestador RPC en el servidor para configurar los entornos de escritorio virtualizados, seleccionar qué aplicaciones están disponibles y establecer configuraciones y permisos para el sistema operativo (SO). Los usuarios finales se conectarán individualmente al servidor y accederán a un escritorio virtualizado a través de su ordenador cliente. Por lo general, los puntos finales en una configuración VDI serán clientes finos, que son ordenadores con una configuración ultraligera: solo la velocidad de procesador suficiente y la RAM para realizar algunas funciones, diseñados para una red corporativa de LAN cerrada.

Sin embargo, a medida que el modelo VDI está evolucionando, las nuevas configuraciones exploran el potencial de admitir VDI en la nube para los ordenadores y clientes finales fuera del cortafuegos corporativo. Un ejemplo clave de esto es Windows Virtual Desktop, que Microsoft admite a través del servicio en la nube Azure. Windows Virtual Desktop ofrece una experiencia completa en Windows 10 con aplicaciones Microsoft 365, lo que permite más variedad en productividad o interactividad en comparación con las VDI tradicionales con clientes finos. Por consiguiente, el dispositivo de usuario final para una configuración de Windows Virtual Desktop puede ofrecer una experiencia completa en ordenador o portátil con especificaciones más sólidas, incluyendo un procesador más rápido, Wi-Fi y gráficos integrados. Microsoft también aloja la infraestructura para Windows Virtual Desktop, por lo que las empresas no necesitan invertir o gestionar infraestructura de servidores para admitir la solución. Las empresas pueden funcionar más rápido y gastar menos en mantenimiento y sobrecarga.

Las nuevas configuraciones exploran el potencial de admitir VDI en la nube para ordenadores fuera de banda y clientes finales ricos.

VDI persistente y no persistente

Se trata de categorías de implementaciones VDI conocidas como «implementaciones persistentes» e «implementaciones no persistentes». La VDI persistente se refiere a las configuraciones VDI que preservan las configuraciones y los archivos de usuario final cada vez que el usuario cierra la sesión o apaga su ordenador. La VDI no persistente bloquea el escritorio virtual para que cualquier cambio introducido por el usuario final se descarte al final de cada sesión. Los archivos guardados están limpios, la configuración vuelve a ser predeterminada y cualquier cambio no intencionado, como el malware descargado, se borra. La VDI no persistente puede utilizarse en un entorno en el que se compartan públicamente ordenadores de punto final y terminales, y no hay necesidad de preservar los perfiles de usuarios entre los diferentes inicios de sesión.

VDI frente a virtualización de escritorios

La virtualización de escritorio es un método que permite a los trabajadores acceder a aplicaciones a distancia y ejecutarlas en un espacio de trabajo de escritorio en un dispositivo independiente. Una situación común es que un trabajador entre en su ordenador de oficina desde su ordenador en casa utilizando un software de acceso a distancia. La virtualización de escritorio también puede referirse a ejecutar múltiples máquinas virtuales (VM) en un único dispositivo para mantener las cargas de trabajo separadas y aisladas. Un ejemplo común de virtualización de escritorio es cuando un trabajador ejecuta dos máquinas virtuales independientes en su ordenador: una VM para uso profesional y empresarial y una VM para uso personal.

La VDI es diferente de la virtualización de escritorios, ya que esta última está descentralizada. En general, se refiere a acceder o gestionar máquinas virtuales entre uno o más dispositivos. La VDI es un entorno de bloqueo centralizado en el que se alojan todos los equipos virtuales en un servidor de backend.

Casos de uso de VDI

La VDI puede ser útil para cualquier industria que quiera implementar una experiencia de usuario final replicable a gran escala. He aquí algunos ejemplos:

  • Instituciones financieras y banca: la VDI permite a los bancos controlar rigurosamente a qué información pueden acceder sus sistemas de puntos finales. Este nivel de control facilita manejar las transacciones financieras confidenciales en un entorno fuertemente escrutado y regulado.
  • Hospitales y entornos sanitarios: los hospitales también gestionan información confidencial y deben cumplir regulaciones complejas como la HIPAA en Estados Unidos. Además, las enfermeras y los médicos son muy móviles en el entorno sanitario, pasando de cliente a cliente durante la jornada laboral. Una implementación VDI permite a los usuarios utilizar diferentes perfiles en el mismo dispositivo a la vez que mantienen la información aislada y ayudan a cumplir con los requisitos de privacidad. La VDI también puede ofrecer métodos de acceso específicos al contexto, como la autenticación de dos factores o el pase de insignias, para ayudar a garantizar el acceso de los usuarios a los terminales de forma segura.
  • Centros de llamada: los centros de llamadas se benefician mucho de los puntos finales ligeros y rentables para sus trabajadores. En estos entornos empresariales, los ordenadores solo deben ejecutar una aplicación única para enrutar y contestar las llamadas. Los servidores VDI ayudan a simplificar los requisitos de gestión con un punto de control centralizado. El resultado es que las empresas de centros de llamadas pueden escalar su plantilla y alcanzar un equilibrio entre capacidad y eficiencia.
  • Acceso remoto: las fuerzas de trabajo remotas se están convirtiendo en la nueva norma. Sin embargo, los trabajadores a distancia necesitan más flexibilidad y rendimiento en sus ordenadores de punto final para admitir las prácticas de trabajo modernas: correo electrónico, navegación por la web, procesamiento de texto y videoconferencias. En estos casos, las empresas necesitan una experiencia de cliente rica y capacidades de sobremesa completas, como las de Windows Virtual Desktop.

Ventajas de la VDI

La VDI es útil en cualquier situación en la que una organización deba bloquear los datos empresariales o limitar las funciones de usuario final para un único propósito o modo de productividad. La siguiente lista es una lista de ventajas en un caso de uso de VDI tradicional, pero tal y como se ha indicado el modelo evolucionará para ofrecer experiencias remotas en línea más ricas a distancia.

  • Gestión centralizada: como los servidores VDI están controlados centralmente, es más fácil para el administrador de sistemas mantener, actualizar o implementar nuevas aplicaciones a través del orquestador RPC. Como resultado, los administradores no necesitan actualizar los dispositivos de usuario final de forma individual.
  • Datos más seguros: en una configuración VDI, nada se almacena localmente en el dispositivo de punto final. Todos los datos y las aplicaciones permanecen en el servidor, por lo que es fácil que una empresa bloquee sus datos y ayude a protegerlos de accesos no autorizado.
  • Experiencias de usuario consecuentes: la experiencia VDI es la misma para cada usuario final que inicie sesión en un equipo de escritorio virtual, con las mismas aplicaciones, los mismos ajustes del SO, los mismos permisos.
  • Puntos finales rentables: como los puntos finales en una implementación VDI están diseñados para cumplir solo una o unas pocas funciones, los propios dispositivos de punto finales pueden estar desbloqueados, ser ligeros y tener configuraciones de bajo coste. (Esta situación no se aplica normalmente al utilizar clientes ricos y una solución de escritorio virtual alojada como Windows Virtual Desktop).
  • Muy personalizable: con las implementaciones VDI, la empresa decide qué aplicaciones deben instalarse en los dispositivos de punto final. Tal vez los trabajadores necesitan acceso a un software HR basado en SaaS, por lo que las empresas pueden incluir la funcionalidad del navegador para abrir puntos finales al resto del mundo.
  • Ampliación de las inversiones heredadas: la VDI también es una opción viable en cualquier momento en que una empresa necesita utilizar software más allá del fin de su ciclo de vida. Por ejemplo, si una empresa tiene una aplicación heredada que solo se ejecuta en Windows 7, la empresa puede configurar un entorno VDI con un control riguroso y no expuesto al acceso externo a la red.

Requisitos de tecnología VDI

Las implementaciones VDI tradicionales están compuestas por uno o más servidores centrales y varios dispositivos de punto final ligeros. Sin embargo, a medida que las cargas de trabajo y la multitarea aumentan en volumen y alcance, los puntos finales deben ser más sólidos y ofrecer experiencias más enriquecedoras a los usuarios finales.

El desafío al implementar clientes ricos en un entorno VDI es que cuantas más capacidades se añadan al dispositivo final, más difícil es gestionarlas de forma centralizada y más caro se vuelve. Esto es especialmente cierto cuando se sacan los dispositivos de puntos finales fuera del cortafuegos corporativo. A medida que más empresas se pasan a la VDI y a soluciones como Windows Virtual Desktop para capacitar y equipar a sus fuerzas de trabajo a distancia, hay una mayor necesidad de plataformas de capacidad de gestión a distancia para facilitar el acceso y la protección de estos dispositivos.

Información sobre productos y rendimiento

1

Todas las versiones de la plataforma Intel vPro® requieren un procesador Intel® Core™ que reúna las condiciones necesarias, un sistema operativo compatible, un chip Intel® LAN o WLAN, mejoras de firmware y el hardware y el software necesarios para ofrecer los casos prácticos de capacidad de administración, las características de seguridad, el rendimiento del sistema y la estabilidad que definen la plataforma. Consulta intel.com/performance-vpro para obtener más información.

2

El rendimiento varía según el uso, la configuración y otros factores. Más información en www.Intel.com/PerformanceIndex. Ningún producto o componente es completamente seguro. Sus costes y resultados pueden variar. Es posible que las tecnologías Intel requieran hardware habilitado, software o activación de servicios. Intel no controla ni audita los datos de terceros. Para evaluar la exactitud, debería consultar otras fuentes. © Intel Corporation. Intel, el logotipo Intel y otras marcas Intel son marcas comerciales de Intel Corporation o de sus filiales. Puede haber otras marcas y nombres que pertenezcan a terceros.