• <Más en Intel.com
Masthead Light

Cómo compartir archivos entre ordenadores

Si estás listo para actualizarte a un ordenador nuevo o si estás intentando compartir archivos entre tus ordenadores y tus dispositivos móviles, podrás ahorrarte mucho tiempo si sigues los consejos siguientes.

¡Archivos por correo electrónico! ¡Chupado!

En realidad, sólo buscarás esta opción si quieres compartir algunos archivos pequeños, como fotos o archivos MP3. Los servidores de correo suelen tener un límite de tamaño para envío de archivos, por lo que enviarle una película o una carpeta de fotos a alguien por correo electrónico significará que el correo te vendrá de vuelta. Enviar correos con grandes archivos puede ser algo que también consuma mucho tiempo, así que tenlo en cuenta. Puedes utilizar el correo para compartir archivos, pero funciona mejor si son pequeños.

Con sólo mover un dedo (disco)

Los discos o unidades "pen drives" (que también se conocen por nombres como unidades USB, flash o zip) representan un modo rápido y sencillo de compartir archivos entre ordenadores. Esta tecnología es muy fácil de utilizar y te permite trasferir archivos casi desde cualquier lugar. El único inconveniente es que no se puede hacer de modo remoto, es decir, tendrás que llevar tu unidad USB de un sitio a otro para poder transferir datos. Pero eso no debería ser un gran problema. ¿Por qué quedarse en casa cuando hay una buena excusa para pasarse por casa de un amigo y ponerse al día mientras veis La Princesa Prometida desde tu disco zip?

Discos duros externos

Mucha gente piensa que los discos duros son sitios seguros para almacenar sus datos en el caso de que sus ordenadores se rompan o se queme sus casas, pero los discos duros externos también se pueden utilizar para compartir archivos entre ordenadores. Un disco duro externo funciona como un pen drive, pero más grande. Los pen drives de capacidad más pequeña son un poco más económicos que los discos duros externos más pequeños y su tamaño suele ser suficiente para la mayoría de usos. Además, los pen drives caben en cualquier sitio, hasta en el bolsillo para monedas de tus vaqueros. En el momento en el que se escribió este artículo, los pen más grandes tenían 256 GB y los discos duros más grandes 4 TB. Por lo que un disco duro es 16 veces mayor que un pen drive, permitiéndote transportar algo más de información, si no todos tus datos.

Compartir archivos o carpetas en tu red doméstica

Si guardas todas tus fotos, música o películas en un ordenador podrás compartirlas en tu red doméstica con otros ordenadores conectados a la misma red. Si tienes un ordenador con Windows* 8, puedes poner tus archivos en una carpeta pública o configurar varios usuarios para que accedan a cualquier carpeta de tu disco duro. Si utilizas un Mac, compartir puede lograrse con OS X Mountain Lion*. Independientemente del sistema operativo que tengas, utilizar un método de disco duro compartido te permite acceder a la biblioteca de música desde cualquier habitación de tu casa o dispositivo que tengas, convirtiéndote en una fuente de música viviente, estés donde estés.

Almacenamiento conectado a red (NAS)

El almacenamiento conectado a red (o NAS por sus siglas en inglés) es básicamente una combinación de discos duros externos y archivos compartidos, excepto que las unidades NAS están conectadas a la red y no a un ordenador específico. Los archivos de esas unidades pueden compartirse de un modo controlado con cualquiera que esté conectado a la misma red, lo que significa que no es necesario dejar encendido un ordenador para poder acceder a sus archivos y, así, los datos se dejan en una ubicación central sin tener que llenar de información tu portátil, tableta o teléfono.

Compartir archivos en la nube

Otra fantástica idea para compartir es configurar una cuenta para almacenamiento en la nube. No sólo te permite acceder a tu información desde cualquier parte, sino que también te permite acceder a tu familia y amigos. Es uno de los modos más sencillos de compartir archivos entre ordenadores, y lo más chulo es que no tienes que estar en la misma ciudad, provincia... ni siquiera país. Si todavía no tienes una cuenta para almacenamiento en la nube, podrás acceder fácilmente gracias a servicios populares como Dropbox* y Google Drive*. Conservar todos tus archivos en una cuenta para almacenamiento en la nube es un modo sencillo de tener gigabytes de música, películas, fotos y cualquier tipo de archivo irremplazable seguros si tu ordenador o disco duro falla alguna vez.

¿Qué ocurre si no tienes acceso a un disco?

Piénsalo fríamente, puede pasar. Si estás fuera de casa y accedes a Internet desde tu smartphone, puede que te encuentres con algo que quieras compartir con un amigo o, simplemente, quedártelo para ti mismo, como una receta, un divertido vídeo de YouTube o una idea fantástica para tu casa. Aunque no sea un archivo físico y no tengas acceso al disco duro, no significa que no puedas guardarlo como un favorito mediante un enlace a Facebook, etiquetándolo en Pinterest o incluso enviado un tuit.

No importa el método que utilices para compartir archivos, el Buscador de productos Intel te ayudará a encontrar el mejor ordenador para tu estilo de vida.


¿Listo para actualizarte?

Comprar Ultrabook™

  • ASUS TAICHI* 21

    Equipado con doble pantalla, ofrece el rendimiento de un portátil cuando lo necesitas y la comodidad de una tableta cuando quieras.

  • Dell XPS* 12

    Parte portátil. Parte tableta. Este portátil 2 en 1 táctil de 12" combina la diversión de una tableta con Windows 8 y la potencia y productividad del Ultrabook™.

  • Lenovo IdeaPad* Yoga

    Haz tu trabajo en el modo portátil. Ve por delante de todos en el modo tableta. Demuestra a la competencia qué tienes en el modo tienda. Preséntalo y ponlo en el modo de soporte.

  • Sony VAIO* Duo 11

    Es lo mejor de los dos mundos: un portátil HD y una tableta táctil. Todo en un diseño móvil y compacto especialmente creado para los desplazamientos.

  • Acer Aspire S7*

    El Ultrabook táctil más delgado y ligero de Acer. Este sistema se ha diseñado para ayudarte a conocer facetas tuyas que ni siquiera sabías que existían.