• <Más en Intel.com

Consejos sobre tecnología: Cómo ejecutar Windows en un Mac equipado con un procesador Intel

Ejecutar Windows en un Mac equipado con un procesador Intel

Hubo un tiempo en el que los usuarios de ordenadores se podían separar en dos grupos independientes: usuarios de PCs y Windows* y usuarios de PCs y Mac OS X*. De hecho, una de las campañas publicitarias de mayor repercusión de la historia giraba en torno a la antigua pregunta de "Ser Mac o ser PC". Por suerte, gracias a un impresionante diseño de software, a técnicas de virtualización y a hardware dinámico de Intel, ya no tienes que elegir. Puedes instalar y ejecutar Microsoft Windows* en un Mac y tener lo mejor de los dos mundos al alcance de tu mano.

Existen dos técnicas fundamentales para conseguir que Windows XP*, Windows Vista* o Windows 7* se ejecuten en un Mac y el método que elijas dependerá de lo que desees para tu sistema. Un método implica utilizar Boot Camp* y el Asistente Boot Camp* de Apple para ejecutar Windows* de modo nativo en un Mac. El otro implica utilizar software de virtualización para ejecutar Windows en una "máquina virtual" paralelamente a las aplicaciones del Apple OS X*. Los proveedores actuales de software de virtualización son VMware Fusion* o Parallels* Desktop para Mac.

Ejecutar Windows en un Mac - Una gran decisión

En primer lugar, tendrás que hacerte algunas preguntas antes de decidir qué método deseas utilizar para ejecutar Windows* en tu Mac.

¿Cuánto quieres gastarte?

¿Qué nivel de integración quieres que tengan tus sistemas operativos Windows y Mac?

¿Qué programas vas a ejecutar y cuánto rendimiento esperas de tu ordenador equipado con Windows 7*?

¿Qué programas vas a ejecutar y cuánto rendimiento esperas de tu ordenador equipado con Apple OS X?

Ejecutar Windows en un Mac con software de virtualización te costará más porque tienes que comprar un programa adicional y además no contarás con toda la potencia de tu ordenador para trabajar. Todos los recursos de tu sistema, incluyendo la RAM, el procesador y la tarjeta gráfica se compartirán entre los dos sistemas operativos. No obstante, este método es más cómodo porque podrás ejecutar las aplicaciones de Windows junto con tus aplicaciones de Mac, podrás compartir fácilmente los archivos multimedia y la instalación es mucho más sencilla. Si eres un usuario ocasional, depende de ti buscar la comodidad de los sistemas operativos dobles.

Ejecutar Windows en un Mac - ¿Qué necesitas?

Requisitos para instalar Windows en un Mac utilizando el método Boot Camp de doble arranque:

* Un Mac con procesador Intel.

* Un disco de instalación de Mac OS X v10.5 Leopard* o v10.6 Snow Leopard*.

* Asistente Boot Camp*, que se instala en /Aplicaciones/Utilidades/.

* Un teclado y un ratón USB o un teclado y un trackpad integrados.

* 10 GB de espacio en disco como mínimo (para Windows y aplicaciones basadas en Windows).

* Microsoft Windows* de 32 bits original. En la actualidad son compatibles Microsoft Windows XP* de 32 bits, Microsoft Windows Vista* de 32 bits y Microsoft Windows 7* de 32 bits. En los ordenadores MacBook Pro, puedes utilizar las versiones de Microsoft Windows de 64 bits.

Requisitos para instalar Windows en un Mac utilizando el método de virtualización:

* Un Mac con procesador Intel.

* 1 GB de RAM como mínimo (se recomiendan 2 GB de RAM).

* 500 MB de espacio en disco para Parallels* Desktop para Mac y 5 GB como mínimo para cada máquina virtual.

* 700 MB de espacio en disco para VMware Fusion* y 5 GB como mínimo para cada máquina virtual.

* Mac OS X 10.5.8 o posterior; Mac OS X 10.6 o posterior.

* Microsoft Windows de 32 bits original. En la actualidad son compatibles Microsoft Windows XP de 32 bits, Microsoft Windows Vista de 32 bits y Microsoft Windows 7 de 32 bits. En los ordenadores MacBook Pro, puedes utilizar las versiones de Microsoft Windows de 64 bits.

Ejecutar Windows en un Mac - Doble arranque mediante Boot Camp de Apple

Ejecutar Boot Camp* es el mejor modo de realizar una instalación de Windows* completa en tu Mac. El Asistente Boot Camp* puede encontrarse en el Finder -> Aplicaciones -> Utilidades -> Asistente Boot Camp y consta de estas cuatro partes fundamentales:

1) El Asistente Boot Camp, que creará la partición de Windows en el disco duro.

2) Panel de preferencias Boot Camp, que te permite controlar qué sistema operativo vas a arrancar en el ordenador.

3) Los controladores de Boot Camp, que permiten a Windows beneficiarse del hardware de tu Mac.

4) Panel de control Boot Camp (Windows), que te permitirá controlar algunas opciones de Windows para tu partición de Mac OS X*.

Al utilizar Boot Camp, tu instalación de Windows tendrá acceso a todos los recursos del sistema. Mientras ejecutas Windows, estarás utilizando la velocidad original con toda su RAM, procesador de gráficos y capacidad de proceso. Los juegos y otros programas funcionarán a toda la velocidad y los datos no se compartirán con tu instalación de OS X. Los programas que no funcionen en un entorno virtual se ejecutarán bien con Boot Camp.

Cuando inicies el Asistente Boot Camp, el programa encontrará tus discos duros y te permitirá elegir uno para particionarlo. La partición dejará a parte una cantidad determinada de espacio en disco, formatéala y resérvala para instalar Windows. Si resulta que tienes varios discos duros en tu Mac, puedes dedicar uno entero a la instalación de Windows si así lo prefieres.

Tras particionar el disco duro, se te pedirá que instales tu versión original de Windows. Llegado este punto, empieza el proceso de instalación de Windows. Elije una partición en la que instalarlo e inicia la instalación. Deberás seguir todas las indicaciones para que luego el ordenador se reinicie automáticamente en Windows.

En este momento, se te pedirá que introduzcas tu disco de Mac OS X para que tu sistema operativo Windows pueda cargar los controladores de dispositivo necesarios para el hardware del Mac. Una vez finalizada la instalación, tu Mac ya es oficialmente un ordenador de doble arranque capaz de ejecutar Mac OS X o Microsoft Windows. Para elegir el sistema operativo a arrancar en el inicio, pulsa la tecla Opción mientras arrancas. Si deseas definir un sistema operativo para que arranque siempre, utiliza el Panel de preferencias Boot Camp.

El coste total de este método variará en función de tu elección de sistema operativo: Windows 7 desde 119 euros y Boot Camp es gratuito con Mac OS X 10.5 y 10.6. Esta tarea te llevará de 1 a 2 horas.

Ejecutar Windows en un Mac - Ejecutar una máquina virtual

Ejecutar Microsoft Windows* en una máquina virtual es un proceso muy cómodo y sencillo. Fundamentalmente, estás ejecutando Microsoft Windows dentro de una ventana de Mac OS X*. Puedes transferir los datos fácilmente entre los sistemas operativos, puedes trabajar en una tarea de Windows y en otra de OS X simultáneamente y no tendrás que reiniciar entre sistemas operativos.

Al utilizar una máquina virtual, tu instalación de Windows tendrá que compartir el acceso a todos los recursos del sistema. Mientras ejecutas Windows, estarás compartiendo la RAM, el procesador de gráficos y la CPU entre los dos sistemas operativos. Esto puede ralentizar considerablemente a Windows y a OS X. Algunos juegos no funcionarán bien y algunos programas no funcionan en un entorno virtual. Por suerte, la mayoría de los Mac actuales vienen con mucha memoria RAM y un rápido procesador Intel que puede gestionar fácilmente una máquina virtual.

Los métodos de instalación para VMware Fusion* o Parallels* Desktop para Mac son los mismos. Elige y adquiere tu programa de virtualización preferido e instálalo como harías con cualquier otro programa para Mac OS X. Inicia el programa y crea una nueva máquina virtual. Tendrás que especificar el sistema operativo que deseas instalar, el tamaño del disco duro virtual y la cantidad de recursos del sistema que le vas a dedicar. Ten en cuenta que, mientras la instalación de Windows estará en una máquina virtual, utilizará el espacio del disco duro y la RAM reales.

Una vez creada tu máquina virtual, se te pedirá que instales tu versión original de Windows y entonces se iniciará el proceso de instalación. Durante este proceso, se instalarán los controladores del dispositivo y el sistema operativo. La máquina virtual se reiniciará finalmente y podrás ejecutar Microsoft Windows en tu Mac. El programa de virtualización instalará algunos controladores y herramientas específicos que te ayudarán a conectar el sistema operativo nativo con la máquina virtual.

Como la máquina es virtual, compartirá la conexión de red, los puertos USB, los controladores multimedia y otros dispositivos con OS X. Para muchos dispositivos como una unidad de memoria flash o un CD-ROM, cuando conectes el dispositivo, tendrás que especificar si debe conectarse a Windows o a Mac y qué sistema operativo será el que lo gestione. Se podrá mover la mayoría de los archivos entre los dos sistemas operativos.

El coste total de este método variará en función de tu elección de sistema operativo: Windows 7* desde 119 euros y el programa de virtualización te costará unos 80 euros adicionales. Esta tarea te llevará de 1 a 2 horas.